“Camilo en Guamá”.

Cuando se habla de la presencia guerrillera en Guamá, entre montañas llenas de historias y relatos, el orgullo nos embarga a todos. Fue aquí donde la historia permitió que hombres como Camilo se agigantaran en los años de lucha.

Ese Camilo, que recordamos cada día y con profunda tristeza los 28 de octubre. ¿Cuántas flores en las costas y en las aguas que desde las montañas bajan al mar? Y el recuerdo de Camilo, sigue aquí. El durmió bajo el cielo azul guamense, recibió el baño de la lluvia y de sus ríos, se calentó en su intenso sol, anduvo sus intrincados parajes y recibió la ayuda solidaria del campesino de aquí. 

Porque está aún latente su imagen en la historia que lo destaca en el barrio La Magdalena, donde en enero de 1957, luego de pasar por El Mulato y bajar a la costa, el grupo guerrillero descansó, lavo sus ropas y realizó prácticas de tiros, y luego se trasladó a La Plata donde atacaron el apostadero o cuartel de la marina enemiga, que allí existía.

El 28 de mayo de 1957, el joven Cienfuegos dirige ya una escuadra de compañeros durante el ataque al cuartel de la tiranía en Uvero. Ya se perfila el guerrillero invaluable que participa dos meses después en el combate de Palma Mocha.

 En Mar Verde del Turquino, dirigiendo un grupo rebelde que enfrentó a las tropas batistianas, sufrió junto al Che, por la muerte del compañero Ciro Redondo García. Así fue como Camilo anduvo por las montañas de Guamá, hasta el triunfo el primero de enero de 1959.

Pero su imagen quedó en los que le conocieron, en todos aquellos que le acompañaron y en la obra que la Revolución escenificó al entregar la tierra al campesino, al construir cientos de escuelas, en cada Consultorio Médico de la Familia y en muchos lugares donde un día él piso la tierra, que guarda la sangre de decenas de sus hermanos.

 Cada 28 de octubre todo el pueblo de Guamá, le regala sus versos, la canción que le recuerda, y la poesía que le engrandece, porque Camilo es el propio pueblo que lo acogió como el “Héroe de Yaguajay”, “El Señor de la vanguardia”, el eterno soldado fiel a la causa de Fidel, y el eterno joven que sonríe en la gloria de cada victoria obtenida por los cubanos. Ese es Camilo, y la imagen de él, siempre nos quedará en los lugares por donde el anduvo en este inhóspito territorio.

Compartir .....
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *