El arroyo de la Sierra me complace más que el mar.

Aquella expresión de nuestro héroe nacional José Martí en la cual sentenciaba que el arroyo de la sierra le complacía más que el mar llevaba implícita una afirmación de su devoción por los encantos naturales de monte adentro.

Y es que la felicidad de cada ser humano depende de su concepto ante la vida y pasa más por la subjetividad que por los bienes materiales que pudieran valorizar en magnitud lo que se tiene en lujos y ostentaciones.

Para estos días de verano disfrutar de las cristalinas aguas que bajan de las montañas en cada uno de los ríos de esta geografía santiaguera en el municipio Guamá deviene momentos de extraordinaria satisfacción. No es casual presenciar la enorme cantidad de personas que organizan picnic en familia y se adentran en estas inmediaciones de la Sierra Maestra y arreglados en la medida de sus posibilidades económicas, satisfacen estos momentos que repercuten en una sana espiritualidad.

Y es que ese símil empleado por Martí al comparar el arroyo con el mar llevaba una cuota de sabiduría y no era un simple cumplido para contentar a los que menos tienen en el campo con relación a los que viven en las ciudades.

Visitantes:164

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *