El oficio en Freidi, un paliativo en tiempos de Covid.

Para estos tiempos en el cual se exige haya distanciamiento social para evitar el contagio de la Covid-19, se impone tener en casa la mayor cantidad de herramientas posibles que le permitan a la persona poder atender cualquier necesidad que surja sin necesidad de acudir a otros para resolverlas.
Así le comenté a un jovencito de tan sólo dieciocho años que vive en el reparto “El once” en Chivirico y se ha ganado el respeto y la admiración de sus vecinos por lo útil que resulta en la creación de medios de trabajos o herramientas para el hogar.

Freidi Carro Figuera, cursa una habilitación como obrero calificado en mecánica automotriz en el taller de la Empresa Agropecuaria aquí en la cabecera municipal de este municipio costero y montañoso de Guamá y ya valida el reconocimiento de sus instructores y compañeros discípulos por lo dedicado y responsable ante cada tarea. Su ocupación es constante y en casa se entretiene confeccionando con medios propios o los que les traigan los interesados, unas sugerentes pistolas o calentadores que derrite el estaño y con ellas se hace posible coger puntos de soldaduras para empatar cables en instalaciones eléctricas.

Al entrevistarlo explicó que «la gente me trae pequeños núcleos de enrollados de cable que servían como transformadores, tictac para abrir y cerrar circuitos, flejes de cobre, y algún que otro tornillitos para asegurar la punta de lanza de la pistolita, más pedacitos de cables que bastante escasos están y, le hago su pistolita».

Este jovencito, de temperamento flemático y poco hablar, refleja en su mirada una alta dosis de creatividad. Hay que agradecerle que en tiempos como los que corren, donde ya no se ve en el mercado industrial local un Cautín o pistola para soldar, emerja soluciones como las de Freidi. Gracias Freidi por existir personas útiles como tú.

Visitantes:81

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *