Salud para todos: gracias a Fidel

Desde los primeros momentos del triunfo revolucionario, para el nuevo estado, era una preocupación el tema de la salud del pueblo, puesto que consistía uno de los principales problemas que aquejaban a la Isla. De ahí que se convirtiera en una tarea de orden, llevar la atención sanitaria de forma gratuita, a todo lo largo y ancho de este verde caimán.

Particularmente en este costero y montañoso municipio de Guamá, los servicios médicos se extendieron como nunca antes los pobladores habían visto,  los médicos existentes en los dos hospitales de las localidades de Ocujal del Turquino y Chivirico, comenzaron a realizar visitas y consultas en los barrios; se daban muchas charlas profilácticas, con el objetivo de preparar a las comunidades ante las diferentes dolencias, al tiempo que se desarrolló  un amplio plan de saneamiento, principalmente contra el parasitismo y las enfermedades infecto-contagiosas.

Antes de la Revolución de Fidel como muchos suelen catalogar al hecho histórico en este territorio, muchas personas murieron por falta inmediata de un médico o alguien que les facilitara las medicinas. Dentro de las enfermedades que más azotaban la zona estaban el paludismo, el parasitismo, la desnutrición, la poliomielitis, la tosferina, el sarampión, la viruela, la meningitis, etc.

Nunca los gobiernos de turnos se preocuparon por la salubridad de los guamenses, ni por la mortalidad infantil. Las mujeres gestantes, a la hora de dar a luz, eran atendidas por las llamadas comadronas, que por lo regular era casi siempre la mujer de más edad de la zona, que casi nunca aplicaban ni la más mínima regla de higiene.

La impronta de Fidel Castro Ruz, ha legado muchos beneficios a nuestro sistema de salud, su obra es indudablemente enorme; y los habitantes de este municipio agradecen cada uno de los programas.

Visitantes:80

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *