Agradecido por haber sido rescatado.

Tal vez ya no recuerden aquel programa de la Revolución en el sector educacional en Cuba nombrado Curso Integral de Superación para Jóvenes, concebido para rescatar aquellos que dejaron los estudios y no se avizoraba en ellos alguna perspectivas de poderle rendir a la  sociedad la utilidad dentro de sus potencialidades en ese sector etario.

Acá en el municipio Guamá, en la provincia Santiago de Cuba, muchos de ellos exhiben con satisfacción sus títulos de licenciados en educación superior y sin embargo, cuando se les rescató apenas alcanzaban el noveno grado.

Uno de ellos es Osnel Alcántara Vázquez quien en circunstancias personales difíciles, huérfano de padre y madre, veía entonces que la vida se le iba sin poder alcanzar notoriedad alguna.

En la entrevista publicada a través de Radio Coral, Osnel agradece de corazón la oportunidad que le dieron cuando le permitieron volver a estudiar en un momento donde las exigencias pedagógicas eran extremadamente fuertes con quienes faltos de disciplina escolar resultaban bajas automáticas de su vínculo con la escuela.

Además afirma que: «Llegó el Curso Integral de Superación para Jóvenes y eso fue para mí la salvación, fíjate si fue valorado por mi como un hecho trascendente, que llegaron a suspender mi aula en Uvero, donde yo vivo y tuve que en bicicleta, a más de cuarenta kilómetros ida y vuelta, ir hasta Chivirico a recibir mis clases, pero me gradué en la enseñanza media superior y luego ingresé en la licenciatura de Fisioterapia. Pues, quien te dice, me licencié en la ciudad de Santiago de Cuba y ya he cumplido misión de colaboración en el exterior de nuestro país».

Osnel trabaja como técnico en la actividad fisioterapéutica en una sala que presta su servicio en la localidad de El Uvero y su trabajo alcanza impacto al ver con satisfacción la evolución positiva de quienes aquejados por dolencias osteo-musculares, reclaman los masajes e incursiones de calores que a través de la terapia alivian las penas de quienes acuden a la instalación.

Mochila en mano realiza los nombrados terrenos y auxilia en sus hogares a quienes se ven imposibilitados de poderse mover hasta la sala, pero no quedarán desamparados a su suerte, eso jamás, sentencia él.
«Hoy me siento realizado. Mi suerte mejoró a partir del Curso Integral de Superación para Jóvenes, agradezco mucho ese programa Salvador. ¡Viva Fidel siempre!».

Visitantes:95

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *