Áreas de recreación emergen en Guamá desde cualquier punto durante el verano.

El municipio santiaguero de Guamá es considerado uno de los de mayores potencialidades para concebir actividades culturales-deportivas y recreativas durante el verano, dado a que su medio natural lo facilita. Playas y Ríos así lo permiten y, donde no existen esas condiciones, enseguida el factor humano se organiza para buscar variantes y alternativas con este fin.

En Uvero donde no hay playas, en donde en la franja costera predominan las llamadas piedras «chinas pelonas», los instructores de arte y los técnicos del deporte se unieron para acondicionar un área de abundantes arbustos de Uvas Caletas, Almendros y Tamarindos y debajo de su sombra realizan las más disímiles actividades que satisfacen la sana espiritualidad de quienes habitan este lugar.

La validación de que el hombre es quien proporciona los valores y los hace grandes, se reafirma en que esa área fue nombrada «Tiburón azul», una ironía en memoria a que resultó allí el lugar donde un adolescente perdió su pie por la mordedura de un escualo de esa especie que prácticamente en la orilla lo atacó.

Parecía que el lugar iba a estar fatalizado por lo sucedido pero, fue luego del hecho que se le dio vida y se condicionó con recursos rústicos que permiten a los comunitarios llegarse hasta aquí y recrearse. Ahora esta área se ha robado el show como lugar idóneo para ocupar sanamente el tiempo libre.

Eneida Suárez Haffet y Yudelquis Cardosa Álvarez, dos consagradas profesoras de cultura física y, a juzgar por lo apasionadas en su labor, gracias a sus empeños es posible que el lugar cobre singularidad y aceptación.

Aunque Guamá es un municipio paradisíaco en encantos naturales, tiene zonas que no poseen esos atributos pero el hombre es quien los hace brillar. Todo está en proponérselo.

Visitantes:95

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *