Conejillos, pero no de indias

En Guamá, municipio serrano de la provincia Santiago de Cuba, la  cría de conejos, se aleja de la frase popular, “utilizar como  conejillo de indias”.

Esto sucede porque se desarrolla uno de los subprogramas de  la Agricultura Urbana dedicado a la cría de conejos, y no para que estos sean utilizados como instrumentos de estudio e  investigación en laboratorios, sino, para la alimentación de la población y la comercialización de los productores con entidades turísticas y de otro tipo.

La prueba más demostrativa la aporta Tilson Nápoles Espinosa, trabajador de la empresa alimentaria del territorio, que en sus ratos libres, antes de salir y al llegar del trabajo, desarrolla la cunicultura, desde hace más de 10 años con resultados sobresalientes.

Cada día, muy temprano en la mañana les ofrece hojas, rastrojos de cultivos de viandas, vegetales, plantas, bejucos, pienso, agua,  y todo lo que puedan comer, con la intención de mantenerlos bien alimentados ante los retos que la madre naturaleza impone en esta serranía, en especial, la sequía que tanto afecta en la alimentación de los animales que se alimentan netamente de las hierbas.

Según el propio Tilson “en el año 2017 la sequía fue muy fuerte y en el mes de abril tuve que realizar una venta rápida, pues habían bajado de peso al no existir prácticamente alimentos y vendí casi 200 libras. Luego de regresar del barrio: “ El Papayo”, donde viví por unos 6 meses, pues las ovejas se me estaban muriendo por la escasez de alimentos y la dura sequía,  regresé a mi barrio, El Mincín, en Chivirico, donde retomé la actividad, con pocas reproductoras.”

Como cada año este cubano realiza donaciones de carne de conejos al policlínico Giraldo Aponte Fonseca, vende al turismo y a la entidad agropecuaria de Ganado Menor,  que le garantiza la alimentación industrial por cada conejo entregado, lo que apoya  la labor que realiza.

Luego de su regreso a Chivirico, inició nuevamente la cría de conejos y como expresó: “ahora voy incrementando de nuevo, aquí tenemos ya 25 ó 30 reproductoras, incluyendo chiquitas, quiero llegar a un monto de 40 para poder entregar, esta  la cifra me he propuesto yo ; cuento con cinco sementales, mientras espero que los más jóvenes, lleguen a la edad de apoyar la reproducción de las hembras.”

Empeñado en el esfuerzo de desarrollar una tarea que apoya la alimentación de la población  y motivado por la visita en una ocasión del miembro de Comité Central y Primer Secretario del Partido Comunista de Cuba, en la provincia Santiago de Cuba, Lázaro Expósito Canto, este hijo de campesino  está decidido a lograr como mínimo, que cada hembra le garantice más de 35 crías al año, multiplicado por 40, es un número elevado de 1400 conejos entre hembras y machos, y calculando que muchos llegan hasta 14 libras  a un promedio de 8 libras debe lograr un mínimo de 11 200 libras, más de cinco toneladas y media de carne, en 12 meses, haciendo realidad el argumento, de que una coneja, da más carne que una vaca.

Todos los sueños de Tilson descansan en su vasta experiencia, su amor al trabajo,  el elevado compromiso que tiene con la población, y en especial con la afición de criar conejos, sumando que ahora también está incursionando en la cría de Jutías, un roedor comestible en veda, donde ya cuenta con 11,  de ellas, un semental y varias hembras en edad de reproducción, de las cuales dos alumbrarán al mundo nuevos pequeños en los próximos días.

Nada, que donde hay hombres decididos, no caben las dificultades y para eso, vive en Guamá: Tilson Nápoles Espinosa.

Visitantes:78

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *