Cuando la mujer sirve con cariño, el mundo es más placentero.

En este costero y montañoso municipio de Guamá, las mujeres que lo habitan a lo largo y ancho, no dejan ni por un segundo siquiera que el machismo aún existente en algunos, les haga perder fuerzas y voluntad para continuar demostrando con acciones certeras que emanan de sus nobles espíritus, su amor hacia sus semejantes realzando a grandes escalas, el valioso papel que desempeñan dentro del marco social, que pretendemos construir los cubanos de este siglo XXI.

Un ejemplo latente es, Madesleidis González Tavera, quien siendo trabajadora de Servicios Comunales en el territorio y Jefa de Brigada de Mantenimiento a las calles de la cabecera municipal de Chivirico, sirve fielmente a los objetivos de su contenido laboral y dirige un colectivo integrado la mayoría por hombres, quienes diseminados por las diferentes arterias, día a día trabajan junto a ella con la meta de mantener en verdadera armonía el ambiente, y contribuir de tal manera a la salud de los anónimos transeúntes.

Ante la pregunta que le fuera formulada en plena faena laboral de que si el miedo por ser mujer se le hacía presente cuando le faltaba alguno de sus obreros y asumir las responsabilidades de este, su respuesta fue la siguiente y se cita textualmente: “Para nada. Eso nace de uno mismo. Si me llegara a faltar un trabajador, yo cojo escoba en mano y me lanzo a la acera como uno de ellos. El compromiso con el pueblo nunca debe tener escusa alguna. Somos del pueblo y al pueblo servimos”     

.    

Visitantes:114

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *