Díaz-Canel: La participación popular es esencia de la democracia y sin ella no es posible el socialismo

Tomado de www.granma.cu

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez clausuró, este miércoles, el Décimo Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder en su IX Legislatura

Autor: Susana Antón | susana@granma.cu

Autor: Liz Conde Sánchez | internet@granma.cu

Autor: Milagros Pichardo | internacionales@granma.cu

Autor: Wennys Díaz Ballaga | internet@granma.cu

14 de diciembre de 2022 12:12:53

El Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez clausuró, este miércoles, el Décimo Periodo Ordinario de Sesiones de la Asamblea Nacional del Poder en su IX Legislatura.

En su discurso, el mandatario hizo un resumen del balance de su gestión en el año 2022 un proceso que asume «con entera responsabilidad y con la convicción que tengo de la importancia del mecanismo de la rendición de cuenta para el fortalecimiento de la institucionalidad; que fue un decreto permanente del liderazgo de la Revolución que nos precede y guía y, en particular, del General de Ejército Raúl Castro Ruz», dijo.

Añadió, además, que la rendición de cuentas, a todos los niveles, es un mecanismo que debe perfeccionarse, sistematizar, desarrollar con rigor ante el pueblo y como una vía para perfeccionar la labor de dirección en búsqueda de resultados con mayor impacto para la sociedad.

Respecto al contexto internacional en que se ha desempañado su trabajo, apuntó que ha sido un año marcadamente complicado en el escenario internacional y que se sucede a dos años también complicados, a causa de la pandemia de la COVID-19.

Foto: José Manuel Correa

Destacó que el conflicto militar en Europa ha generado muchos problemas y exacerbado otros ya existentes.

Destacó, además los altos precios a nivel mundial de los alimentos, medicinas y transporte. «Es un escenario amenazado a demás por el nocivo empeño imperialista de pretender dividir al mundo y generar divisiones y estigmas, a lo que su suma el uso de poder para aplicar la coerción económica», denunció.

Recordó que avanzamos en las relaciones con nuestra región con la facilidad de la llegada al poder de Gobiernos comprometidos con la justicia social y la defensa soberanía; convencidos en la integración y defensa de una zona de paz.

Detalló también que en la región se evidencian niveles alarmantes de pobreza, desempleo e desigualdad que a la largo favorecen el ascenso al poder de fuerzas de extrema derecha.

Recordó que la Cumbre de las Américas resultó un fracaso para Estados Unidos que quedó aislado en su propio evento. Mientras, la mayoría de los países participantes denunciaron la exclusión y el bloqueo contra Cuba.

Apuntó que resultó un año de importantes acontecimientos en la política exterior. Se mantuvo la estrecha concertación política con Venezuela. Reiteró su apoyo al Gobierno de su homólogo venezolano, Nicolás Maduro.

También agradeció la ayuda brindada por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tras los complejos incidentes que sufrió nuestro país a lo largo de este año.

Recalcó además la solidaridad con el comandante Daniel Ortega, presidente de Nicaragua y de Luis Arce, de Bolivia. Resaltó también el nivel político de las relaciones con Argentina y celebró la reanudación de los diálogos de paz entre el Gobierno de Colombia y el Ejército de Liberación Nacional, en los mantuvimos la disposición de mantenernos como garantes.

Respecto a las relaciones con Estados Unidos apuntó que la característica fundamental continúa siendo el bloqueo como arma de coacción para limitar el desempeño económico de Cuba.

De igual forma, denunció la subversión y los intentos de desestabilizar a la Mayor de las Antillas, con el empleo de millones dólares de su presupuesto, hecho que ha sido denunciado en varias ocasiones por vías diplomáticas y públicas.

Hace pocos días, recordó, Estados Unidos nuevamente dio muestras de su conducta deshonesta, con la inclusión de Cuba en la lista de país que no respetan la voluntad religiosa. «Se trata de una falsedad más». Apuntó que a pesar de lo anterior se han dado pasos discretos, en especial para el cumplimiento de los Acuerdos Migratorios y en otras áreas prioritarias.

Detalló que la ayuda ofrecida tras el incendio en la base de Supertanqueros de Matanzas y el paso del Huracán Ian fue aceptada porque se ofreció sin condicionamientos.

Recalcó que la intención sigue siendo establecer una relación respetuosa entre ambos países y mutuamente beneficiosa, con total apego al derecho internacional y las prerrogativas soberanas de cada país.

El Jefe de Estado también subrayó el estrecho vínculo con los países de la Caricom.

La comunidad del Caribe –añadió– certificó su apoyo al reclamo por el levantamiento del bloqueo impuesto por Estados Unidos a Cuba, así como la eliminación de la lista de países patrocinadores del terrorismo.

El mandatario cubano reiteró la solidaridad con el hermano pueblo de Puerto Rico, al tiempo que expresó «nos animan los procesos políticos que se inician en Brasil y Honduras, nuestra región reclama independencia y justicia social».

Las recientes visitas a Argelia, Rusia, Turquía y China respondieron a invitaciones de sus Gobiernos y al interés de promover y consolidar lazos con esos países, tanto políticos como económicos comerciales, considerando sus resultados trascendentes.

En la Asamblea General de Naciones Unidas, dijo, la comunidad internacional volvió a pronunciarse casi unánimemente en rechazo al bloqueo económico de Estados Unidos, ratificando el rotundo aislamiento de una política tan cruel como injusta.

«Estamos conscientes de que la naturaleza polarizada de la política estadounidense da lugar a que el bloqueo económico se prolongue por muchos años más; es por ello de máxima prioridad aunar los esfuerzos y la creatividad popular en función de resolver los más agudos problemas, enfrentar las limitaciones y encauzar el desarrollo», destacó.

FAVORECER EL EJERCICIO LEGISLATIVO EN EL PAÍS

 Hemos favorecido el más amplio ejercicio legislativo para que, en el menor tiempo posible, se promulguen las leyes que desarrollan los contenidos de la Constitución y esta legislatura es la mejor expresión de ese ejercicio por el elevado número de leyes aprobadas en cada una de sus sesiones, comentó.

En este sentido, destacó el proceso de aprobación del Código de las Familias en referéndum, después de una amplia consulta popular; un ejercicio que constituyó una evidencia más del carácter democrático del sistema socialista cubano y que evidenció un amplio consenso social alrededor de temas muy complejos y diversos.

Precisó que este proceso se realizó, además, en medio de la más difícil situación económica y en el peor momento de la crisis electroenergética que ya vamos superando, «bajo un huracán de carencias y dificultades el pueblo votó y aprobó el Código, dando muestra de una elevada e inequívoca conciencia social, que volvió a expresarse con absoluta transparencia y limpieza en las más recientes elecciones para delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular».

En la sesión que hoy concluye, señaló, se aprobaron cuatro leyes que reforzarán el orden institucional del país con un papel determinante en el ámbito económico y social de la nación. Asimismo, a la próxima legislatura le corresponderá igualmente enfrentar un arduo trabajo legislativo y conformar, desde sus inicios, un nuevo cronograma que dé respuesta a nuestra demanda normativa.

PROGRESAR CON MAYOR EFECTIVIDAD Y RAPIDEZ

Estas sesiones de la Asamblea han sido particularmente tensas e intensas al abordar los problemas de la difícil cotidianidad cubana, cada uno de ustedes, como cada cubano, tiene su propia percepción de esos problemas; «pero no conozco a un patriota que se mantenga al margen de las angustias y los esfuerzos para que el país logre superar los colosales desafíos de una economía bloqueada por quienes se han elegido como amos de las finanzas y los mercados del mundo, pero también por ineficiencias y obstáculos generados por nuestra propia impericia y errores».

Decir que la economía transita por una compleja situación –dijo– donde se combinan el reconocimiento del bloqueo, los efectos de la pandemia y la inflación internacional, entre otros factores adversos, es lo cierto, lo innegable; pero no resuelve. Lo que toca, precisó, es buscar salidas, innovar y romper el cerco.

En el Plan de la Economía para el año 2023, explicado por el Ministro, se definen objetivos que resultan de vital importancia para enfrentar todas las problemáticas ya diagnosticadas en la economía nacional, así como para continuar avanzando en la creación de capacidades y entornos institucionales que permitan progresar con mayor efectividad y rapidez.

Acotó que las medidas aprobadas con ese fin deben dar las condiciones para avanzar con mayor dinamismo, si se implementan con celeridad, sin frenos, siempre identificando los riesgos para minimizar sus impactos.

No es secreto que en los últimos años se han producido importantes desequilibrios macroeconómicos como resultado de la pérdida de ingresos en divisas, los elevados déficits fiscales, el incremento de los ingresos de personas naturales sin respaldo productivo, la parcial dolarización de la economía y la débil respuesta productiva para generar ofertas de bienes y servicios, entre otros, reconoció.

Detalló que la mejora en el bienestar del pueblo requiere de la reactivación de las capacidades productivas nacionales y de la captación de un nivel de divisas que garanticen el incremento gradual –pero sostenido– de la oferta de bienes y servicios, lo cual no será posible sin la corrección, dentro de determinados límites, de los desequilibrios macroeconómicos señalados.

En este sentido, subrayó, el Plan de la Economía presentado y aprobado, consigue la implementación de un programa de estabilización macroeconómica que supone una transformación esencial en la gestión macroeconómica y la coordinación entre el Plan, el Presupuesto del Estado y la programación monetaria.

Según los expertos, un programa de este tipo no impulsa por sí solo el crecimiento económico, pero sí sienta las bases para que el resto de las políticas con carácter sectorial, como la transformación colectiva o el desarrollo local, sean efectivas y cumplan sus objetivos, manifestó.

El Presidente acentuó que el Plan y el Presupuesto del Estado para 2023 arrojan luces, pero alcanzar sus metas implica trabajar duro, innovar, aplicar la economía circular, exportar y aumentar la competitividad de nuestras producciones.

Por otra parte, resaltó, se requiere continuar implementando medidas que garanticen que la empresa estatal verdaderamente ejerza su papel como sujeto económico principal del modelo de desarrollo económico y social.

LAS ADVERSIDADES NO HAN SIDO MOTIVO DE DESALIENTO

Enfrentar adversidad tras adversidad, como los tres eventos más terribles de este año 2022 (los accidentes del Hotel Saratoga y de la Base de Supertanqueros de Matanzas, y el devastador Huracán Ian), en paralelo con un bloqueo reforzado y los costosos efectos de una pandemia que nos paralizó durante dos años, no ha sido motivo para el desaliento, señaló el mandatario.

«Lo que hemos sufrido nos obliga a superarnos», afirmó, al tiempo que recordó que, en cada confrontación con la dificultad, se producen aprendizajes, se alcanza en crecimiento y se gana en experiencia para asumir los momentos difíciles con decisión y con la ecuanimidad necesaria para sopesar cada acción.

Ante los diputados del Parlamento que representan al pueblo de Cuba y los que escuchaban la Sesión, Díaz-Canel reconoció que sentía «una enorme insatisfacción por no haber sido capaz de lograr, desde la conducción del país, los resultados que necesita el pueblo cubano para alcanzar la anhelada y esperada prosperidad».

«Pero creo en la dirección colectiva y he actuado y actuaré como fiel seguidor y defensor de lo acordado en el 8vo. Congreso de nuestro Partido», sentenció.

Afirmó el Jefe de Estado que en su condición de Presidente de la República, como servidor público, ha velado por el respeto a la Constitución, por el cumplimiento de la legalidad socialista y por mantener un vínculo permanente con el pueblo del que también es parte.

Ponderó que, convencido de la naturaleza popular del sistema político cubano ha insistido en promover el perfeccionamieto del sistema del poder popular, propiciando más democracia y participación.

En cada visita realizada a los territorios, en cada encuentro con los diferentes sectores de la sociedad, en el trabajo diario desde la Presidencia, insisto en la importancia de escuchar al pueblo y gobernar en consecuencia, ratificó.

Es en función de ese objetivo, dijo, que apela a los aportes de la ciencia e innovación, en especial las ciencias sociales, que mucho contribuyen a la consolidación de la democracia socialista.

«Así de conjunto con diferentes grupos de expertos, académicos y especialistas analizamos cómo generar más ámbitos de participación, en aras de perfeccionar los mecanismos e instrumentos democráticos», expresó.

La participación popular es esencia de la democracia y sin ella no es posible el socialismo, sentenció el mandatario, y subrayó que debemos privilegiar las diferentes formas del control popular sin que impliquen ir en detrimento del control administrativo.

Asimismo, refirió que, en virtud de la convicción socialista que caracteriza a nuestro país, se ha propiciado el desarrollo de diversos Programas, orientados a buscar soluciones a nuestros más acuciantes problemas económicos y sociales.

Entre ellos, mencionó, el programa de Soberanía Alimentaria y Educación Nutricional; la estrategia para lograr la estabilidad del Sistema Electroenergético Nacional; el enfrentamiento a los planes de la subversión político e ideológica del enemigo; la estrategia para controlar la epidemia de la COVID-19; la implementación del sistema de gestión de Gobierno basado en ciencia e innovación; así como programas sociales orientados a disminuir las desigualdades, la situación de vulnerabilidad; en función del adelanto de la mujer; contra la discriminación racial, entre otros.

El jefe de Estado insistió en que es imprescindible barrer con la burocratización que se ha instalado en muchos espacios, ámbitos y dimensiones de la administración que no podemos seguir consintiendo.

«Creo firmemente que cada ley que aquí se aprueba será más legítima en la medida en que más personas participen en su elaboración; hemos estimulado mayores niveles de participación en los procesos de creación normativa», añadió.

Resaltó, además, que en estos años desde la dirección del Estado se ha orientado la profundización del estudio y análisis de los derechos humanos (DDHH), convencidos de que somos un sistema garante de esos derechos y de la dignidad humana que lo sustenta, pese al permanente esfuerzo de los enemigos de la Revolución por establecer una mitología de mentiras y difamación en torno al tema.

«Me niego a aceptar la satanización del socialismo, particularmente en el tema de los derechos humanos, porque el socialismo es por esencia un sistema orientado a conquistar la mayor justicia social posible», sentenció.

«Mostrarnos como un sistema enemigo de las libertades y los derechos políticos es negar sus motivaciones y esencias».

El Primer Secretario del Partido resaltó que el ideal socialista considera siempre insuficiente lo que se haga por la protección integral de los DDHH y en Cuba nos interesa profundizar en ese ideal, tomando como referente nuestros valores y consolidando nuestra democracia; pero una democracia coherente con nuestras necesidades y demandas; una democracia socialista, genuina, no importada: una democracia cubana.

Destacó que la Revolución Cubana desde su primer día es eso, una búsqueda infatigable de la justicia, una batalla sin tregua por derechos que comenzó generando acceso universal y gratuito a servicios públicos, que habían estado históricamente limitados o negados para las mayorías y que hoy disfrutan todos los cubanos.

Por supuesto que no conquistamos ya toda la justicia y hacia ese elevado propósito orientamos esfuerzos y acciones, conscientes de que siempre será preciso hacer más. Por esto, durante nuestra gestión, añadió Díaz-Canel, «remarcamos la necesidad de alcanzar mayores niveles de educación, cultura cívica, formación ciudadana y decencia, comunicación social que resultan indispensables para formar conciencia en DDHH dentro del sistema social».

Manifestó que entendemos que no habrá mayor garantía para su sostenimiento y defensa que la consciencia ciudadana y que todo lo que tenemos hoy es el resultado de siglos de lucha de la humanidad por sus derechos y, en nuestro caso como nación es, además, el fruto de más de 150 años de pelea con el machete y el fusil, con las ideas y por la dignidad, por una Cuba independiente, soberana, humanista, solidaria y por siempre socialista.

«Eso es lo que tenemos y lo sostengo, si aprendimos de las más duras lecciones del año que termina, podemos disponernos a enfrentar en mejores condiciones el próximo año que está muy cerca de comenzar» subrayó.

El mandatario dijo que sus insatisfacciones son personales, reconocerlo le ayuda a visibilizar los caminos para superarlas, en ellos están las únicas fuerzas capaces de enfrentar y vencer cada reto.

El gobierno, agregó, está más desafiado que todos a innovar y crear;  los órganos del Poder Popular en los municipios y las provincias convocados a dar el salto definitivo sobre sus limitaciones actuales; los legisladores claves en el enfoque a cuanto aprobamos y acordamos; las organizaciones políticas y de masas a completar el círculo de fuerza de la más alta participación ciudadana.

«Las satisfacciones son colectivas, en ellas me afirmo para agradecer a Fidel, a Raúl y a la generación histórica que nos ha educado en el optimismo frente a las adversidades», concluyó.

Foto: José Manuel Correa
Foto: Juvenal Balán
Foto: Juvenal Balán

Visitantes:281

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *