El orgullo de un abuelo.

Los abuelos en Cuba ocupan un lugar destacado en la familia. Ellos son los que más experiencias tienen en la crianza de los hijos, pero a la vez, son portadores del amor y la ternura que se les debe dar a los menores.

Por estos días muchas personas mayores han salido de casa fuera de lo normal, porque algo está sucediendo.

Es el caso de Evelio Godoy del Toro, abuelo de la comunidad : El Mincín.

El estuvo el reciente sábado en la escuela Giraldo Aponte Fonseca de Chivirico, habilitada para la vacunación de los niños que cursan estudios de sexto a onceno grado.

Su objetivo: acompañar a su nieta a ponerse la vacuna Soberana 02.

Sobre este hecho refirió: “Es un orgullo para mi acompañar a mi nieta Midielsi Tamayo Godoy, y que alegría y contentura tengo, ya una gran parte de los cubanos estamos vacunados y traer a mi nieta hoy es una prioridad.
Estaba preocupado por ella porque aun no se había vacunado, pero se que la Revolución protege a los niños y esperaba esta vacuna, y hoy, se da el primer paso para ella.”

Como Evelio, muchos abuelos y padres acompañaron a ponerse su primera dosis a los niños y adolescentes, y en todos sobresalió un eterno agradecimiento a Fidel y sus ideas en relación a la salud.

Por eso este hombre nacido con el Socialismo Cubano y sus conquistas en medio de la Sierra Maestra manifestó con entera satisfacción: “ traigo la mejor opinión de los cubanos, ya que estamos acostumbrados a las vacunas desde el propio triunfo de la Revolución, hecho que ha traído a esta Cuba muchas vacunas por lo cual estamos orgullosos de nuestros científicos, y damos la gracias al comandante Fidel, Raúl a Canel y la Revolución”

Ese sentimiento es compartido por todos, pues conociendo lo que vale un niño en Cuba se esperaba con desvelo la vacuna que los salvará ante la terrible pandemia, pero en Cuba ese proceso, ya comenzó y nada lo detendrá.

Visitantes:379

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *