El recuerdo del hermano patriota

Uno de los principios de la sociedad cubana por convicciones,  tradiciones y valores,  es el recuerdo de sus héroes, lo anterior se demuestra en toda Cuba, y el municipio Guamá, no es la excepción.

Este 11 de septiembre es una de las fechas más significativas para los cubanos, en especial los santiagueros que acogieron no solamente como un líder, sino además como un héroe ejemplar y hermano a Juan Almeida Bosque.

Este cubano que desapareció físicamente el 11 de septiembre del año 2009,  fue comandante del Ejército Rebelde que  conducido por Fidel  en la Sierra Maestra alcanzó la libertad frente a la tiranía de Fulgencio Batista y luego del triunfo, cuadro del partido y la máxima dirección del gobierno y contaba con el titulo honorífico de Héroe de la república de Cuba y de la guerra como Comandante de la Revolución

Negro y pobre, desempeño diversos oficios como taquillero, mozo de limpieza y albañil y  hacía cualquier trabajo por duro que fuera, para ayudar a una numerosa familia para poder sobrevivir en una sociedad capitalista de pobreza, discriminación, corrupción y entreguismo a los designios de la oligarquía nacional y a los designios imperialistas.

Acompañó a Fidel Castro, el padre de la Revolución Cubana a pelear en el Cuartel Moncada el 26 de julio de 1953, estuvo en la prisión por sus ideas, fue a México y regreso junto a él,  en el yate Granma y subió a las montañas a descabezar la dictadura como guerrillero donde dirigió el Tercer Frente de lucha creado en marzo de 1958, estando siempre en primera línea y desempeñando las responsabilidades que lo destacaron como uno de los más aguerridos compañeros de Fidel y Raúl.

Al triunfar la Revolución el primero de enero de 1959 desde mediados de ese año se convirtió en jefe de la Fuerza Aérea. El 29 de marzo de 1962, participó como vocal del Tribunal Revolucionario presidido por el Comandante Augusto Martínez Sánchez, que se encargó de enjuiciar en juicio sumarísimo a los participantes de la invasión mercenaria por Playa Girón de abril de 1961.

Asumió importantes responsabilidades el Gobierno y en el Partido Comunista de Cuba (PCC), entre ellas, la jefatura del Estado Mayor del Ejército Rebelde al desaparecer físicamente el comandante Camilo Cienfuegos y del Ejército Central, del cual fue fundador, viceministro y ministro  de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), integrante del Comité Central y del Buró Político del PCC desde 1965 hasta su muerte, delegado de este órgano en Oriente, Presidente de la Comisión de Revisión y Control del Comité Central, Vicepresidente del Consejo de Estado hasta el momento de su desaparición física y, desde 1993, presidía la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC).

Su legado va más allá de la lucha revolucionaria pues incursionó en el arte como escritor y compositor musical.

Su especial sensibilidad humana y artística hizo posible el difícil reto de simultanear su intensa, responsable y fecunda labor como dirigente revolucionario, con una valiosa y prolija obra artística, la cual incluye más de 300 canciones y una docena de libros que constituyen un invaluable aporte al conocimiento de nuestra historia.

El día 11 de septiembre de 2009 , falleció a la edad de 82 años. En su honor, el Consejo de Estado decretó duelo oficial que se extendió desde el día 12 hasta el día 13 de septiembre.

Sus restos mortales reposan en el Mausoleo del III Frente Oriental, en Santiago de Cuba, junto a otros combatientes de la Revolución cubana.

En su memoria hoy todo Guamá, como el resto de Cuba, le recuerda como uno de sus hijos más consagrados, dirigente ejemplar, y hermano fraterno de Fidel y del pueblo santiaguero.

Visitantes:124

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *