«Esta seguirá siendo una revolución de los jóvenes»

Aunque hace unos meses me alegré enormemente de haberme graduado como periodista, hoy siento nostalgia de aquella organización que guió mis pasos por la universidad. Recuerdo perfectamente aquel primer día, después de 12 años vistiendo orgullosamente los uniformes que correspondían a cada nivel de enseñanza, me invadió la febril pregunta ¿qué me pongo?….Debía asistir al acto de inicio de curso que se celebraría en la Sede Julio Antonio Mella de la Universidad de Oriente, ese día fue mi ingreso oficial a la Federación  Estudiantil Universitaria (FEU).

Convidada por los representantes de esta organización, y de la mano de mis colegas casi periodistas, participé activamente en la mayoría de las actividades de impacto social, dentro y fuera de la universidad, promoviendo también mayores y mejores espacios de intercambio y esparcimiento juvenil.

Cómo olvidar las marchas combativas que me robaban no solo el aliento sino también la voz… las reuniones de presidentes de brigada siempre con la preocupación de qué nos falta para ser mejores…las galas artísticas del movimiento de aficionados, donde recuerdo haber sido desde conductora, declamadora, bailarina y coreógrafa, hasta maquillista y vestuarista…las copas deportivas 13 de marzo entre las universidades, ahí descubrí que no solo le ganaba a papá en el dominó…los carnavales universitarios que transformación lograban, alcancé a ver a alguien que no bailaba, arrollar en nuestra conga de desfile…los hermanamientos con otras universidades, los recorridos históricos, los movimientos de avanzada creados en el seno de la federación, las ferias literarias, las fiestas de estímulo, la constante superación exigida…

En fin, nuestra FEU ha sido protagonista de los movimientos sociales y políticos en beneficio del pueblo y siempre ha defendido las posturas revolucionarias. Esta organización no descansará. No lo ha hecho desde su fundación y no lo hará ahora. Se mantendrá genuina, auténtica y, sobre todo, revolucionaria.

Seguirá siendo una organización fuerte, que aglutine y represente a los estudiantes y los guíe por senderos verdaderamente revolucionarios. Con sus más de nueve décadas de existencia,  hoy más heterogénea, diversa y  crítica, tiene que mantener su liderazgo, lograr que los estudiantes participen activa y conscientemente en los procesos,  mantener las bases fundacionales que nos legaron Mella, José Antonio, Fidel y otros jóvenes. Siempre es vital volver sobre sus concepciones, pues ofrecen las claves para continuar adelante.

La frase del Che: «Seamos realistas, soñemos lo imposible», es muestra de cómo deben ser los universitarios hoy; es decir, estar conscientes del momento histórico que vivimos, y a la vez soñar, construir… Los estudiantes universitarios deben asumir sin vacilación alguna la continuidad de la Revolución, el legado de Fidel y de los fundadores y precursores de la historia cubana para hacer eterno nuestro socialismo. Estamos seguros que esta seguirá siendo la Revolución de los jóvenes.

 

Visitantes:114

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *