Héroes anónimos que merecen el aplauso.

Para estos días en que las tensiones en el sector poblacional del santiaguero municipio de Guamá aumentan por la situación compleja que experimenta el territorio ante el avance de la Covid-19, resulta muy útil la labor de vigilancia epidemiológica que desarrollan los trabajadores del sector de la salud pública.

Así por ejemplo se reconoce la consagrada entrega de una pareja de profesionales que radican en el Consultorio del Médico de Familia de la Plazoleta en la localidad de Chivirico.

Niurka Castellano Calderón es la doctora y la enfermera Maidalis Martínez Dranguet, a quienes se les puede ver casi todo el día contactando en sus visitas a las viviendas declaradas en cuarentena y sostienen un cuidadoso diálogo con los sospechosos de contagio para dar seguimiento al estado clínico de los pacientes en casa. Vital si hay síntoma febril, falta de olfato, gusto, u otros indicadores caracterizados en el cuadro que indique la inmediata hospitalización.

Mientras lo más importante es contribuir con seriedad y responsabilidad al aislamiento estricto de quienes figuran en la cadena de contagio y, en esa medida, aseguran detener el avance de la pandemia.
Al momento de tomarle la foto, las tres de la tarde, aún Niurka y Maidalis no habían consumido su almuerzo por estar sumamente ocupadas en el llamado terreno.

Cada entrevista con los pacientes en cuarentena implica no sólo saber el estado de salud de ellos sino que el propio afectado aprovecha la ocasión para que les actualicen de esta enfermedad y lo que se debe hacer para erradicarla, de ahí que, sin mostrar el más mínimo de molestia, ellas muy gustosas proceden a dar la charla educativa a más de un metro y medio de distancia y hasta en ocasiones usando barreras físicas que aseguren garantía en su labor.
A ellas el aplauso permanente.

Visitantes:81

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *