Ismalda Hechavarría. La mujer que disfruta el 8 de marzo todos los días

Cuando se habla del 8 de marzo y la mujer cubana sus derechos, el protagonismo y las proezas de ese ser tan tierno y sacrificado, todo parece habitual por lo cotidiano de su quehacer social y humano. En las serranías de Santa Rita de Cojimar en este municipio Santiaguero de Guamá, una campesina se siente contenta porque celebra esta fecha todos los días y expone sus profundos argumentos.

 “Viví el capitalismo y me tuve que casar a los 16 años para ayudar a mi mamá por que mi padrastro ganaba un peso con cincuenta centavo al día y no alcanzaba para todos. Comencé a lavar pago a los cinco años y mi mamá me enseñó que con una tuza de maíz, se estregaba y blanqueaba la ropa y dos veces a la semana iba de Guamá a Santiago en barco, para lavar y ganarme la vida y mantener la familia.”

 Esta es parte de una historia que se repitió en miles de mujeres de las montañas de esta Sierra Maestra que no conocieron desde niña o adolescente una escuela, hospital, un lugar para salir o simplemente para compartir la felicidad con su pareja.

“Me vine  a poner zapatos cuando me casé. Antes mi mamá me hacia unas chancletitas para que anduviera y cuando triunfó la Revolución, enseguida me propusieron para que ocupara cargo en la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) donde aun, desde el día que me eligieron, estoy dirigiendo la organización en estas montañas”.

 Así inició el protagonismo de esta campesina con su ternura, profunda sabiduría, responsabilidad y sinceridad que le distinguieron, ganándose el respeto de los vecinos del lugar y en todo Guamá, por que durante 23 años fue delegada de la circunscripción del Poder Popular en su barrio y solo la salud la separó del cargo, pero aun sigue como cuadro de la federación, recientemente fue delegada a las asambleas municipal y provincial  Décimo Congreso de la FMC, ocupando el cargo de responsable ideológico en el Comité de Defensa de la Revolución (CDR ) en su comunidad.

Ismalda: todo verdad, porque llama las cosas por su nombre, arrastra a mujeres y hombres, es ejemplo de consagración y expresa que “ disfruto el 8 de marzo todos los días porque la Revolución me lo dio todo, nunca pensé que mis hijos pudieran estudiar, ser alguien en la vida y que la mujer fuera lo que somos hoy, por eso en los días antes  del Referendo Constitucional  hablé con cada mujer y con cada hombre y les dije lo que significada ese voto por un pueblo que antes era pobre, y ahora, aunque nos falten muchas cosas, por los EU y su bloqueo, somos ricos de corazón .

Mucha franqueza, felicidad y orgullo siente quien se ha ganado el cariño de todos y nadie le defraudó el 24 de febrero.

Yo le había dicho a todos en el barrio que debíamos de votar temprano porque siempre hemos sido vanguardia en las votaciones y que no quería rezagados ese día, y cuando delante de todo el mundo se contaron las boletas y las votaciones, me sentí agradecida, por mi gente,  porque de 61 personas que votaron, 61 votaron por el sí,  esos solo se logra en Cuba y como mujer he tenido todo en especial, la posibilidad de agradecer con mi trabajo a la revolución, a Fidel y a mis parientes que fueron mambises.

El ejemplo de Ismalda Hechavarría Ramo es un símbolo de la mujer Cubana, que arriba al 8 de marzo rebosada de sus derechos y esplendorosa por las conquistas del Socialismo de Fidel y Vilma Espin, Celia Sánchez y de aquellas heroínas y héroes que marcaron una ideología de lucha en defensa de los derechos, y la incorporación de la mujer cubana, convirtiéndola en un espejo para toda la humanidad. 

 

 

 

.

Visitantes:92

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *