Karina en primera fila.

Todas las tareas que implican prevenir o  enfrentar a la Covid-19 son sumamente necesarias, y todos aquellos que participan en esa batalla, son también imprescindibles.

Karina Domínguez Núñez, estuante de cuarto año de la Licenciatura en Enfermería de este municipio santiaguero de Guamá, ya es parte del Ejército de Batas Blancas, aun sin haberse graduado.

Ella, al igual que miles de estudiantes de medicina, enfermería y otras especialidades, se suma a la tarea de la realización de pesquisas en las comunidades.

“No solo realizamos pesquisas, sino también aconsejamos, realizamos charlas, le decimos a la población que use el nasobuco, que usen el hipoclorito y el agua jabonosa, hacemos un trabajo muy necesario en estos momentos de riesgos para todos.”

Así expresa esta joven guamense que hoy se integra a una vanguardia insustituible, porque si bien  hacer lo imposible para salvar a una persona infestaba con el terrible virus, es humano y obligación moral, también detectar los casos sospechosos o afectados a tiempo en las comunidades, es otra trinchera que permite trabajar desde otra óptica, antes de que la persona esté dañada en una estadía mayor de la enfermedad.

“Significa mucho, ya que estamos apoyando primero que todo al país, en una situación muy engorrosa, muy difícil, significa poder colaborar, poder llegar a los más profundo de la familia”

Ese es el sentir de una futura enfermera que se curte en una situación mundial de pandemia, única en la historia de la humanidad, donde ella al igual que miles de estudiantes de varios sectores de la salud de Cuba escribe páginas de glorias, en defensa de la vida de los cubanos.

Visitantes:89

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *