Las cebollas, no solo  hacen llorar.

La cebolla es un vegetal muy codiciado por los cubanos y se ha convertido en un cultivo muy común en la cocina criolla, pero además es una tradición comerla en forma de ensalada.

Es un producto que desde el punto de vista financiero aporta mucho al bolsillo del campesino y en condiciones adecuadas, alcanza grandes niveles productivos.

La zona de Sevilla-Madrugón, en este municipio santiaguero de Guamá es una llanura aluvial que aporta decenas de quintales de este cultivo.

Omar Cintra Cardoso, Presidente de la Cooperativa Emiliano Reyes, del lugar, al referirse al tema expresó que: “hemos convertido en una potencia esta llanura y contamos con varios usufructuarios que producen mucho y con una cultura elevada, a pesar de ser muy jóvenes y esos le ayuda económicamente,  porque la mayoría han iniciado su vida y ven que el fruto de su trabajo le da resultado. Eso lo entusiasma y lo estimula a seguir trabajando.”

El destino de estas producciones de cebolla de la CCS, Emiliano Reyes, son los mercados de Santiago de Cuba, pues esta forma de producción agropecuaria tiene esa función para apoyar  a la capital provincial.También una parte llega el mercado de Chivirico y  al consumo social del  Hospital Giraldo Aponte Fonseca y la Casa de Abuelos situados, en esa capital municipal.

Sin duda alguna, este cultivo llegó para quedarse y en cada cosecha se suman más jóvenes que comprueban que las cebollas, garantizan alimentos, economía, por tanto,  no solo hacen llorar.

Visitantes:271

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *