La presencia de un titán.

Hoy 25 de noviembre todos los cubanos dignos inmortalizamos los  cinco años  desde que el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro  Ruz partió hacia la historia. Ya era querido, pero al marchar hacia los recuerdos, quedó en el corazón del mundo.Jamás un líder de Estado ha sido tan  venerado como él, y su pérdida física ha sido lamentada por millones de personas en todo el planeta.

¿La causa?

Fidel no es cubano. Es un hombre universal,  que dignifica la lucha de los pueblos por el bien de la humanidad, los ideales del hombre, la salvación de la naturaleza donde vivimos, y la igualdad  entre las personas, como digna forma de lograr el bienestar humano en su mayor esplendor.

Es el Comandante un hombre de luz galáctica, que llega a los rincones más oscuros del planeta. Su  batalla perenne contra la injusticia y por la libertad, la valentía, la defensa de los principios, la dignidad, la búsqueda eterna de la igualdad para todos, el odio acérrimo a las guerras y la opresión, son legados de Fidel.

En los momentos actuales, la resistencia ante los problemas, en especial los provocados por el bloqueo norteamericano, la creatividad ante la escasez y las dificultades, la utilidad de la ciencia y la tecnología para el desarrollo socioeconómico y científico de la nación,  la unidad como requisito principal para alcanzar la victoria en cada tarea, y hasta en la defensa de la patria, son condiciones en las cuales él desde el Moncada nos instruyó siempre, con la confianza y la seguridad de la victoria.

Seguir su obra es una obligación moral de los cubanos, hacerlo mejor, un compromiso,  y legarle  a las nuevas generaciones una Cuba Socialista, libre y desarrollada, es una necesidad histórica.

Visitantes:89

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *