Margarita Álvarez Lora y sus manualidades.

En una de las actividades de la Federación de Mujeres Cubanas en este municipio montañoso de Guamà, se destaca cómo la mujer guamense alcanza protagonismo en el ejercicio de las manualidades, donde se pude apreciar cómo Margarita Álvarez Lora, ocupa útilmente su tiempo libre y aprovechando el plástico de los pomos de champú y suavizante que logra recolectar, conforma excelentes obras de arte que resultan utilitarias y ornamentales.

Resulta interesante que cuando se organizan estos eventos en el territorio, Margarita demuestra que existen potencialidades aún por explotar  devolviéndoles la  vida útil a lo supuestamente inservible, también confecciona  hermosas propuestas a partir de la talla artística que le hace a la corteza del árbol conocido como Jobo para conformar juegos de botellas que tienen impreso gracias a sus habilidades en el manejo de la trincha, de diferentes figuras distintivas.

Margarita vivió unos años en la barriada de San Agustín en la ciudad de Santiago de Cuba, pero su «monte», El Once en Chivirico, le llamó de nuevo y se siente realizada junto a sus familiares y amigos.
Sus manualidades tienen un sello particular. He aquí una guamense más que se impone a las limitaciones y emerge con su creatividad.

Visitantes:83

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *