Parcela a parcela se suma el éxito.

Gracias a mujeres como Niurbis Bubaire en la zona de Palo Gordo a unos cuatro kilómetros de Chivirico. Muchos pudieron asegurar los vegetales en su cena de fin de año. Con el apoyo de su familia, pudieron lograr esta obra maravillosa que se agradece.

Es la respuesta concreta a un reclamo estatal que no debe ser exclusivo para un momento determinado, debe ser permanente pues la demanda social lo exige y, en el afán de lograr la soberanía alimentaria, se impone aprovechar cada espacio de tierra. La sumatoria de todo lo producido en cada una de esas parcelas constituye una potencialidad nada despreciable.

Acá en el santiaguero municipio de Guamá se trabaja bajo el cumplimiento de esa perspectiva de trabajo y los resultados son satisfactorios.

Visitantes:118

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *