Pequeñas madres.

Para muchos, es sin duda alguna la adolescencia la etapa más hermosa de la vida, ella trae consigo cambios físicos, crecimiento emocional, mayor agilidad, mejor conducta y la llegada del primer amor, ese primer amor que todos creemos que será eterno. También llegan las relaciones sexuales, momento muy complicado para los padres y peor aun, si la princesita de la casa por descuido queda embarazada y decide tener a su bebé. ¡Uf que momento tan complicado!

El deseo de la familia de que sus hijos hagan una trayectoria dentro de lo propuesto, donde la formación escolar y el trabajo constituye una meta fundamental, no pude quedar en el olvido, pues un embarazo precoz marca, y a veces hasta determina, el futuro de las adolescentes.

La maternidad precoz influye en la vida de la joven cuando todavía no alcanza la madurez física y mental, a veces en circunstancias adversas, como son las carencias nutricionales u otras enfermedades. La gestante adolescente que no ha completado su crecimiento, necesita una ganancia de peso superior al de la embarazada adulta para lograr un neonato con peso adecuado además de los riesgos que trae para la futura madre , ya que su organismo no esta preparado para cargar por 9 meses una criatura.

El embarazo en la adolescencia es una preocupación de estos tiempos. Estudios realizados por demógrafos cubanos, con el objetivo de evaluar la repercusión biopsicosocial que tiene, han demostrado un rejuvenecimiento de la fecundidad en esta etapa de la vida.

Como dije al principio es la adolescencia una de las etapas más hermosa de la vida y hay que disfrutarla. La vida ofrece oportunidades que debemos aprovechar.

Compartir .....
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *