Por la proeza de ser humanistas.

Cuando buscamos las raíces de la actitud humanista y los principios que definen la actuación del personal de la salud dentro y fuera de Cuba en medio de la pandemia, la respuesta la ofrece  el grupo  “Buena fe”, cuando en la hermosa canción “ Los valientes” se pregunta: ….¿que estoy haciendo aquí?, y a continuación se responde: “amando este país como a mi mismo noooo, que vaaaa, no hay heroísmo, vine a darle un beso al mundo, y nada más,”….

Al escuchar este fragmento entonces comprendemos que la ética médica es causa de la formación de los miles de cubanos y en este caso los de Guamá

Ahí se gesta la educación que forma una personalidad de este tipo, y la  motivación al sacrificio, aún a costa del riesgo de la muerte.

La joven doctora Dayana Ruiz Acuña, quien realiza pesquisas y trabajo preventivo en el poblado de Chivirico, la capital del santiaguero municipio de Guamá, expone esa formación cuando expresó recientemente que: “los profesores te van introduciendo en lo difícil que es, en los sacrificios que lleva involucrado el estudio de la misma, incluso cuando pasamos años de estudio a niveles mayores, cuando nos toca hacer las guardias que son inviolables, cuando nos tocan en días festivos que sabemos que no debemos faltar, ya vamos sabiendo el peso de la futura carrera que vamos a desempeñar y del trabajo que vamos a desempeñar

Por esa responsabilidad  trabaja el personal de la salud de este territorio, en la prevención de la pandemia, y la educación de la población, como formas de garantizar la vida.

Esos son los valores del Ejército de humanidad al que aplaude un pueblo y el universo y que  este primero de mayo, tendrá la dedicación especial del amor de la patria de  Fidel, el principal, artífice de ese Ejército de Bata Blancas, y del humanismo de su obra, dentro y fuera de Cuba, en los lugares más lejanos, y los momentos más difíciles.

Visitantes:116

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *