Producir. Una alternativa popular.

El ordenamiento en la sociedad cubana incluye el impulso a todas las actividades, no solamente monetario-mercantiles, económicas o de los servicios, sino además, aquellas que se relacionan con la producción de alimentos.

En ese campo la realidad económica de una Cuba bloqueada por el gobierno de los EU, y que cada día se les hace más difícil adquirir en el exterior por ese bloqueo insumos, fertilizantes, semillas, equipamientos y tecnologías,  entre otros daños, motiva a un mayor protagonismo popular en la producción de alimentos.

En ese campo el colectivo del sector agrícola de este municipio santiaguero de Guamá  impulsa el movimiento de Patios Referencias que significa la estimulación de las personas destacadas en la producción de viandas, vegetales y frutas o carne, pero desde el propio patio de su vivienda.

Orestes Tornés Corrales un horticultor con resultados sistemáticos desde hace varios años, al referirse a su labor en ese movimiento expresa que: “ uno como persona que tiene un Patio de Referencia, no recibe algo del otro mundo, sino que gana reconocimiento por parte de la sociedad, que ve en uno una persona sacrificada, esforzada y que es ejemplo para los demás, de como en un pequeño espació del patio, o un pedazo de tierra, produce con recursos propios para alimentar a la familia apoyar al territorio y aportar a los demás ”

Orestes, un jubilado del sector educacional, siembra en su patio muchas verduras tradicionales como el ajo porro y el cilantros, vegetales como la Berenjena, Quimbombó y Tomate, lechuga, frijoles  y plátano de diversas variedades. También frutas como el Coco y la Guayaba.

“Mi hijo Axel también tiene una buena hortaliza que construyó al lado del río y allí produce de todo, eso viene en la sangre, y en comprender, que si cada cubano planta algo en su patio, habrá más para todos, y es un día que no tenemos que ir al mercado, así come uno en la casa, la familia y hasta los vecinos, y cuando sembramos los niños de hoy van aprendiendo a conocer el valor del trabajo y el esfuerzo.”

Esa son las palabras finales, de quien educó varias generaciones de niños en el amor al estudio, y hoy,  desde otra trinchera, inculca el amor a la producción.

Visitantes:96

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *