Ramón Ricardo: Un corazón a la altura del Turquino

Los trabajadores de la entidad de comunales tienen como rasgo que lo distingue en el municipio santiaguero de Guamá la extrema humildad, la consagración al trabajo y una alta creatividad para mantener la limpieza y  el embellecimiento del entorno.

Ramón Ricardo Espinosa es uno de ellos.

Cuando le dieron para que atendiera un área urbana situada en la capital Chivirico al lado de la carretera Granma, la vía principal de este municipio,  arremetió con saña a la hierva que estaba muy alta, chapeo, taló algunos arbustos de aroma y otras plantas indeseables y comenzó a recoger piedras, amontonarlas, pero como es un hijo de Guamá, cuyo pueblo está lleno de tradiciones, historia y patriotismo, decidió utilizar aquellas piedras para edificar una reproducción de los tres picos más altos de la Sierra Maestra y de Cuba: El Pico Real del turquino, el Pico Cuba y el Pico Suecia.

Expresó que “habían tantas piedras de río que cargarlas me llevaría mucho tiempo y quise aprovecharlas, porque deseaba tener una área que fuera el espejo de todo Chivirico, para que la gente viera mi trabajo,  y lo que el hombre hace cuando se propone hacer algo, para que los demás lo disfruten.”

Ya desde antes de montar las piedras y tener chapeada toda una zona extensa, motivó a que se pusiera en el lugar escogido para el montaje de la obra artística un hermoso cartel con la imagen de los jóvenes guamenses que formaron el Destacamento Noveno Congreso de los Comités de Defensa de la revolución, una vanguardia juvenil de los barrios cuyo ejemplo es trabajar y crear.

A la imagen le acompaña el montaje en piedra de los tres Picos, pero como los guamenses  crecemos y amamos toda la vida nuestras palmeras Ramón decidió plantar dos palmas al lado de los tres Picos e identificar el lugar además con un cartel.

“Pensé que seria bonito poner una estrella encima del Pico Turquino, como señal de la libertad que tenemos y defendemos, plantar dos  palmas y poner el nombre de nuestra patria delante, para que todos lo vean, y amen a Cuba, y que los extranjeros que pasan, que son muchos,  comprendan el amor que sentimos por ella.”

La dirección de la empresa de comunales de  Guamá apoyó la idea y con algunos recursos, el proyecto se cumplió.

 Hoy este es un lugar que llama la atención a todos, les hacen fotografías, videos y es lugar para tomarse imágenes en familia, con amigos, pero sobre todo, es un sitio de demostración de la identidad de los cubanos por su tierra.

Así lo sienten todos los que pasan por allí.

Visitantes:102

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *