Un día de trabajo de Erodín.

Quise compartir una jornada de trabajo con uno de los choferes más laboriosos de la base de transporte de pasajeros en Chivirico Guamá. La faena para Erodīn Peña Aguilera comenzó a las cuatro de la madrugada. Llegó revisó lo elemental de la tècnica que lo acompaña desde hace dos años y medio que inauguraron la ruta Chivirico-Pilón. Sorpresa!, la batería descargada, el famoso equipo GPS que debe de estar encendido permanentemente le consumió la carga. A esa hora, cero mecànico de guardia y se impone quitarse la reluciente y planchada camisa blanca para desmontar dos enormes baterias de veinte y cuatro volt para darle carga con un tungar. Linterna en mano y con una carretilla desplaza por el enorme taller aquellas dos moles de acumuladores hasta llegar al equipo eléctrico que le estimule los electrolítos. Carrera contra el tiempo. Esperan en la terminal los pasajeros impacientes porque ha llegado la hora cinco y alli no está su guagua. Al fin arranca el omnibus y la controladora del GPS actualiza los reportes que fueron interrumpidos en la computadora. Diez minutos de atraso pero ya està en anden lista para salir y los usuarios nunca supieron que Erodīn tuvo que manchar de óxido y grasa sus manos para poner en alta tècnica el transporte. Al cargar de personal el velo exigente de que cada quien pague lo que exije el servicio. Todo bien. Para no hacer larga la historia, tres horas y medias de viaje en un trayecto lleno de los más disímiles obstáculos en la carretera, vacas sueltas, vaches, pasajeros de diferentes caracteres y siempre a cada unos el mejor trato. Algo que es digno de admirar, Erodín se bajó del Omnibus en más del sesenta porciento de las paradas para cobrar él mismo el pasaje pues sólo lo hace todo. Una vez en Pilón sin apenas desayunar acude al servicentro y recarga de aire los neumàticos y revisa la presiön conque se aprietan las tuercas de éstos. Despejadas las amenazas del retorno, parquea en terminal el vehículo para tranquilidad de los que estàn en cola «Ahi está la guagua de Erodín» -comentan con alegría quienes esperan el Omnibus más codiciado por los guamenses que van y vienen a Pilón El comentario es unánime, todos opinan que esa es la ruta de mayor impacto social para los guamenses, una solita guagua que recorre tres veces a la semana casi doscientos milómetros de una vía necesitada de la más urgente reparación. Este dīa entrevisté a Erodín para la radio en Guamá y me enterè con él que tambièn ha tenido que coger la pala para arreglar tramos averiados como el de Palma Mocha. Por último, algo que hace grande a este chofer, padece una seria limitación física en uno de sus pies pero eso no le ha impedido ser uno de los mejores choferes de Guamà. Mi respeto para él.

Visitantes:86

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *