Aguas de mayo dan respiro en Guamá.

Después de un largo periodo de sequía, el presente mes ha traído nuevamente el agua al territorio guamense, para dar alivio y calma a sus habitantes dándoles la disponibilidad del vital líquido tan necesario para disímiles cuestiones dentro de la vida humana.

Uno de los sectores que más se benefician de este proceso hidrometeorológico es del campesinado y sus diferentes formas producción agropecuaria, que teniendo como experiencia que el mes de mayo trae consigo la tradicional lluvia, preparó de antemano las tierras en espera de la bondad de la naturaleza, que por cierto en estos últimos días han caídos algunos aguaceros que nos han bendecido de buena manera en tiempos de prevención ante la COVID-19.

Varias han sido ya las hectáreas en nuestro territorio sembradas, en las  prevalecen las producciones de ciclo corto tales como boniato, calabaza, yuca, quimbombó entre otras.

También la situación del abasto agua empieza a mejorar considerablemente con los chubascos, ya que las redes hidrográficas de los diferentes Concejos Populares, deprimidas desde los primeros meses del año, se restablecerse de forma paulatina e igualmente se abastecen las mini hidroeléctricas, que proporcionan el servicio eléctrico en algunas localidades del territorio.

Visitantes:93

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *