Algo más que un grano de café

A Rafael Ríos Igarza le salieron los dientes, bajo las matas de café. Eran los tiempos en que los terratenientes capitalistas que se habían adueñado de la Sierra Maestra, pagaban la lata de café a medio centavo. El padre de Rafael había heredado una pequeña porción de tierra, donde cultivaba los cafetos. Así creció, trabajando la tierra, así se hizo hombre, enseñando a sus hijos.

“Al café hay que atenderlo y hacerlo bien, porque es como una mujer, que si no la atiende bien, los hijos no salen como buenos frutos”.

La sequía ha sido el principal enemigo de este hombre que ya suma 70, el 24 de octubre; que le pone todo su empeño a cada cosecha, para que esta sea mejor, pero la madre naturaleza se empeña en hacerlo trabajar más y más.

“Yo he recogido miles de latas de café en estas montañas y ahora tengo una cosecha en la que he puesto todo. Siempre me ha ayudado la familia y la gente que sube, porque aquí se le da todo al que recoge, y hasta se puede perder una partida de dominó.”

El Estado Cubano, a partir de la estrategia de defender la presencia del hombre y la mujer en el campo, ha establecido en el municipio varios puntos de las tiendas del Grupo Empresarial de Logística del Ministerio de la agricultura (GELMA), que garantizan todos los insumos utilizados en la producción cafetalera a partir de la solicitud de las necesidades de cada campesino.

Por esos caminos andan los cafetaleros, y así marcha Rafael Ríos, quien radica en las Minas de Guayrajal, en el lugar conocido como: Los Ríos, que es el patrimonio de una familia que trabaja con empeño, en el mejoramiento económico cafetalero de las montañas de este municipio montañoso de Guamá.

 

Visitantes:96

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *