Carlos Manuel de Céspedes sigue vivo.

“Carlos Manuel Perfecto del Carmen de Céspedes y López del Castillo. Abogado revolucionario cubano que inició las guerras por la independencia en Cuba contra el régimen colonial de España proclamando el 10 de octubre de 1868 su determinación de independencia o muerte y la libertad de sus esclavos. Céspedes es considerado por todos los cubanos el Padre de la Patria, también fue Mayor general del Ejército Libertador de Cuba y primer Presidente de la República de Cuba en Armas. Murió en combate frente a tropas españolas. El27 de Febrero de 1874 en San Lorenzo en el actual municipio Tercer Frente, en la Provincia Santiago de Cuba.

En septiembre de 1867 comenzó a conspirar en Manzanillo, lugar donde residía, junto a Francisco Vicente Aguilera y Perucho Figueredo. Más tarde fundó y presidió la Junta Revolucionaria de Manzanillo. En La Demajagua, al mediodía del 10, arengó a los reunidos proclamando su determinación de Independencia o Muerte y proclamó la libertad de sus esclavos.

Carlos Manuel acababa de entrar en la inmortalidad al retar el secular poderío español con un puñado de hombres desarmados.

El domingo 11 de octubre, marchó en dirección a Yara,….. Al anochecer penetraron los patriotas en el pueblo, estrenando el grito de ¡Viva Cuba libre! Sorpresivamente toparon con una muralla de fuego. Simultáneamente por el otro extremo del pueblo acababa de entrar una columna española procedente de Bayamo, la cual recibió a los confiados libertadores con descargas de fusilería, causando entre ellos primero el asombro, después la dispersión y entre una y otra cosa la primera baja definitiva del Ejército Libertador, Fernando Guardia Céspedes y la primera del ejército colonialista.

Aquella fue una prueba tremenda para Céspedes, pero inmediatamente reaccionó ante su primer descalabro. Aquella negra noche del 11 al 12 de octubre de 1868, cuando reanudó su marcha hacia la Sierra con un puñado de hombres, uno de ellos apuntó qué pronto había terminado la empresa iniciada en La Demajagua. Y según el testimonio de otro de los acompañantes, Céspedes se irguió sobre los estribos y replicó:

¡Aún quedamos doce hombres; bastan para hacer la independencia de Cuba!

Ya con las fuerzas incrementadas por los nuevos alzamientos producidos, tomaron el caserío de Barrancas el 15 de octubre y pusieron sitio a Bayamo a partir del 18, tomándola el 20 de octubre, Céspedes fue acogido por la población como su libertador. Se autoproclamó capitán general del Ejército Libertador con el objetivo de lograr un nivel acorde con la máxima autoridad española en la Isla. No obstante, el 29 de enero de 1869, en Tacajó, renunció a emplear tal denominación.

Céspedes se oponía a la aprobación de formas de gobierno en que, por ser extremadamente democráticas y republicanas, limitaran las atribuciones del ejecutivo y del general en jefe para dirigir la guerra, pues sostenía con firmeza que para tener República, primero había que hacer la guerra.”

Estas ideas le provocaron contradicciones con otros cubanos que luego de varios años de lucha, lo destituyeron, y en estando retirado en San Lorenzo, le sorprendieron las fuerzas españolas, a las que solo, y con un revolver con pocas balas, hizo frente, prefiriendo quitarse la vida antes de ser un trofeo de los españoles.

Aquel hombre culto que había visitado varias naciones, estudiado hasta el más alto nivel de la época, criollo y  gallardo, dejó para los cubanos de hoy el espíritu patriótico de luchar hasta la muerte, y el haber ofrendado la vida de uno de sus hijos, cuando prisionero de los españoles, le propusieron renunciar a sus ideas independendistas y no negociar los ideales patrios, le ganó el sobrenombre de El padre de la Patria, que todos los cubanos agradecidos acogen como sus hijos.

Cuando Cuba resiste ante el imperio norteamericano, que sufre que las ideas de Céspedes y más  de veinte mil hermanos caídos por la patria, sean un ejemplo para las generaciones de hoy, quedan su ideología revolucionaria, que elevada por el Líder Histórico de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz, a su plano más alto, la convierten en el único camino para los cubanos con una consigna que demuestra la decisión de vencer o morir, en el empeño de seguir siendo libres: Patria o muerte, venceremos.

1. “Carlos Manuel Perfecto del Carmen de Céspedes…..primero había que hacer la guerra.” Ecu Red

Compartir .....
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *