DE PAMPLONA A CHIVIRICO TODOS LOS AÑOS.

Jorge Sánchez Martínez, es un músico natural de este municipio santiaguero de Guamá, que cultiva en interesantes propuestas en el género trovadoresco. Si haces una escucha de sus interpretaciones de propia creación en arreglos musicales y de puño y letra, podrás sacar la conclusión que es la naturaleza y sus encantos el motivo principal que lo inspira.

La afirmación lo corrobora, el hecho de que su último disco lo tituló «El grito de las flores»  en el que figuran canciones como: “Yo soy de un lugar”, “Nube Mágica”, “Dale luz al corazón”, los que recrean una atmósfera de elevado amor por el medio ambiente que nos rodea.

En una entrevista realizada, le pregunté cuál era la razón que le movía para venir todos los años desde Pamplona (España) hasta Chivirico.

Sencillamente expresó, que es la nostalgia que siente por su terruño natal y que muy bien lo han acogido su querida esposa Eva Niño y sus dos hijos con ella. Vienen siempre para este periodo de verano y aprovechan las exquisitas frutas que se logran acá y recorren a caballo y hasta a pie los más recónditos lugares en donde yo “Jorgito” hice mi  niñez entonces.

Reconoció que en Pamplona la música trovadoresca tiene aceptación y se respeta por el público que asiste a los teatros donde él y músicos de España le acompañan. Agradece de la profesionalidad que tiene su esposa, la que se ha unido en hacer un binomio cuyo manejo del violoncello enamora en las instrumentaciones que fondean las composiciones concebidas por ambos.

Nunca olvido cuando escuché por vez primera a Jorge Sánchez hacer sonar la guitarra, fue cumpliendo un plan de recogida de café en las montañas del lugar conocido como La Anita, cerca de Brazo Frío. En aquellas noches oscuras, sin electricidad en medio de la Sierra Maestra, le solicitábamos al pedido las creaciones de Silvio Rodríguez y era raro que no pudiera complacernos. Le dije entonces: «Hermano, tienes una gracia envidiable y te auguro un futuro promisorio».

Tal vez Jorge Sánchez no ha gozado de la fama que los medios de Difusión Masivas le otorgan, a quienes el éxito los ha colmado haciendo uso de estas maquinarias mediáticas, pero el sólo hecho de vivir y costear sus necesidades a partir de su talento musical le hace celebre. Él ha podido venir todos los años desde Pamplona (España) hasta su monte natal y caminar y respirar el aerosol de la brisa marina, el puro ambiente campestre que sus pequeños le demandan con insistencia y, de no cumplir, la sanción moral pesará en su mente y no podrá crear interesantes obras como “Dale luz al corazón”, “Con tu verdad”, “El silencio terminó”, “Qué quieres tu de mi?”, “Escúchale a tu alma”,  “Por si las duda”, “Quién eres tu?”, “Tu amor me despierta el alma”.

Jorgito, como le conocen cariñosamente sus coterráneos, siempre recibe el cariño y la admiración de su gente de acá. Seguro estoy que en Pamplona, en sus presentaciones siempre hay una carga de las raíces de donde él procede, de su Chivirico natal. 

 

 

Visitantes:133

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *