Del Ejército de Batas Blancas, la División de Enfermería es parte de la vanguardia.

Cuando se habla de la salud mundial, Cuba tiene un lugar cimero y cuando se habla en nuestro país de este logro, la enfermería tiene un lugar especial.

Es la enfermera o enfermero quien cumple la indicación del médico. Ellos dan cariño con su sonrisa, la ternura de un padre o una madre, el hermano, o el hijo pródigo que se empeña en salvar y garantizar la vida, para eso escogieron una carrera caracterizada por un infinito amor y lo mejor de todo es que al arribar al día mundial de la enfermería esa fuerza cuenta en este municipio santiaguero de Guamá con 205 profesionales, de los cuales 176 son mujeres y  todos son licenciados.

Yaumara Martínez Téllez, Jefa de Enfermería de este territorio expresó al abordar el tema del peligro que representa para el colectivo de enfermería  la Covid-19 que: “para eso estamos preparados, lo aprendimos en la carrera y con profesionalismo, con temor, pero con valentía. Estamos preparados para lo que llega y lo que viene, somos cubanos y estamos bien formados y con experiencia en misiones peligrosas fuera de Cuba, porque es nuestra profesión un trabajo de mucho riesgo, pero a la hora de enfrentarlo, no pensamos en eso, solo en salvarle a la vida a la persona en cualquier lugar, no importa que no sea en nuestra patria”

Así piensan los integrantes de esa división de un ejército humano educado por Fidel y en el sentido más profundo de la Ética médica, y los valores que dignifican a Cuba.

En la tierra de los 21 cementerios situados a lo largo de la costa como expresión de un pasado que no volverá, hoy enfermeros y enfermeras son demostración de que la Revolución llegó a la Sierra Maestra,  y que estos hijos de Guamá, son héroes del silencio, salvando vidas, aquí y en otras tierras del mundo.

Visitantes:110

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *