Educador a la altura de turquino.

El acto municipal por el Día del educador, desarrollado recientemente en Ocujal del Turquino, muy cerca dela cúspide más alta de Cuba, en el corazón de la Sierra Maestra, y muy esperado por esa fuerza pedagógica en este municipio santiaguero de Guamá,  fue para Luis Antonio Rivaflecha una sorpresa que le marcó para toda la vida.

A punto de su etapa de jubilación en enero del próximo 2024, este consagrado maestro ha tenido el privilegio de formar varias generaciones de estudiantes y maestros y es una persona muy querida por todos, ya que ha sabido sembrar en todos la comprensión de que educar es una de las obras, no solo más hermosas,  sino necesarias para el desarrollo de un país.

“Ser maestro no es solo enseñar, es prender desde niño en todos, el amor por los demás,  el querer por lo que se hace, el valor de las cosas y de la gente y sobre todo, estar preparado para enfrentar los retos de la vida con cordura y en especial con valores que también se trasmitan a los demás, pues el maestro, es un ejemplo que los niños miran para luegocuando sean grande, para ser como él.

Luis Antonio quien nació  en las montañas de Rio Seco,  ya tiene 48 años de profesión e inició casi niño su labor de trasmitir  a los demás su legado del aprendizaje  y fue estimulados por los presentes que se pusieron de pie y lo ovacionaron al mencionar su nombre, porque representa humildad, sabiduría y en especial la entrega perenne,  de entregar su vida a la obra del magisterio.

Visitantes:237

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *