El 8 de Enero de 1959. Una entrada hacia la historia

El 8 de Enero de 1959 El Ejército Rebelde en su Caravana de la Victoria, entró con su Comandante en Jefe al Frente.

Quedaban detrás los días de la lucha popular frente a la dictadura, el entreguismo, el robo a los erarios públicos, el tesoro nacional, la dependencia económica, el subdesarrollo, la corrupción y la neocolonia.

En ese bregar, se sellaban los recuerdos del Padre de la Patria: Carlos Manuel de Céspedes, José Martí, Antonio Maceo, Máximo Gómez, Julio Antonio Mella, Rubén Martínez  Villena, Aracelio Iglesias y Jesús Menéndez, de Frank País y José Antonio Hecheverría,  y 20 mil cubanos que abonaron la tierra cubana, con su sangre.

Aquel ejército del pueblo dignificaba los sueños libertarios de un pueblo que había forjado su nacionalidad en los sueños de la democracia, la igualdad y la justicia patentizados en: La historia me Absolverá, convertido en el programa Político de la Revolución, obra por aquel joven que había sido elegido por el pueblo como su líder.

Ese día, al dirigirse al pueblo de La Habana en representación de toda Cuba, públicamente por primera vez,  el joven Fidel Castro, expresó que no terminaba allí la lucha, sino que iniciaba la verdadera batalla, y fue profética aquella frase, pues  hasta hoy la historia de Cuba se ha caracterizado por la gesta perenne por mantener la libertad, que aquel día, junto al 1ro de enero  de 1959, se había forjado.

Más de 60 años con Fidel, Raúl y El Partido Comunista de Cuba, La Generación del Centenario que le acompañó a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes,  y la nueva avanzada de líderes,  encabezada por Miguel Díaz Canel, es suficiente tiempo para decir que Cuba es una nación unida, con un pueblo rebelde que defiende su libertad, sus principios, y el camino escogido para su futuro. Ese camino en que hoy se sigue enfrentando al imperio más poderoso de la tierra: el norteamericano, sin ponerse de rodillas y luchando por consolidar un futuro más luminoso, justo,  sostenible y sustentable, y con la solidaridad y el internacionalismo como banderas ante el mundo.

Hoy se viven otros tiempos diferentes y más difíciles.

Para los cubanos de hoy, más que nunca, el concepto Revolución debe ser documento almohada que se lea cada amanecer.

También al anochecer cada cubano debe releerlo para comprobar que ha hecho para hacer posible ese concepto, y para al otro día, hacer mejor lo que le toca.

Son días de mucha consagración y ejemplo, donde los cuadros y el pueblo deben hacer hasta lo imposible para hacer realidad el Modelos Económico Socialista, un reordenamiento que implica paciencia, pues cada preocupación debe ser atendida y solucionada.

Ante cada cubano se acerca El  8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba, que ya es compromiso para trabajar con tesón y saludarlo, con su militancia al frente y mejores resultados, acciones de choque e impacto social y la demostración de que el pueblo de Guamá, es leal a su historia y que cada 8 de Enero, es fecha para un nuevo compromiso y nuevas respuesta de trabajo y victorias.

Pensar y actuar así como país,  será el mejor homenaje, al día,  en que El Padre de la Revolución Cubana: ése Fidel que todos aman y  marca el camino: iluminó a Cuba para todos los tiempos, con el Sol de la Libertad.

So tiempos de ser leales al camino de los héroes, los agradecidos y los que hacen la obra de la revolución, para seguir hacia delante.

Visitantes:135

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *