El que siembra su maíz comerá de su pinol

En el Macío Arriba, camino a la Anita, El Tártaro y Brazo Frío, vive la familia de Mey Cabrales Aguileras a quienes se les ve muy animados por estos días en la siembra de todo cuanto le pueda mejorar su balance alimenticio, en circunstancias económicas del país muy serias para poder cubrir la demanda social general.

Los vecinos de Mey dan fé de que él es un «buey» trabajando, es de los que se levantan bien temprano y aprovechan la fresca y el sonido del machete y el azadón no paran de escucharse en medio de su campito detrás de su casa.
A un kilómetro de su área de acción, gracias a la naturaleza, como sentencia con firmeza él: «Porque soy siervo de Dios, trajimos el agua desde la posa La Guabina y la tenemos permanente irrigando la tierra y, de que comemos de aquí, comemos».

Tienen sembrado todo lo que nombran frutos menores; yuca, calabaza, plátano, melón, pepino, maíz, boniato, tomate y frutales; mango, frutabomba y guayaba.

Mey estuvo dos años viviendo en la zona de El Madrugón pero según su testimonio, tuvo que regresar al Macío cuando la sequía se puso «guapa» en esa otra zona del Litoral cercana a Sevilla y dice el por qué se trasladó. «En aquella zona el agua sólo daba para darle al ganado, además esta sequía permitió demostrar que hasta en los momentos más críticos aquí el agua no se agota. Pertenezco a un proyecto religioso que llama al ser humano a que se desarrolle en un ambiente de unidad y concordia, y ese ejemplo primero lo doy en mi casa para poder sumar a los que no conozco. Por esa razón tú veaquí a mi lado trabajando a mi hija y a su esposo. Y mis nietecitos vienen con el cafecito y el agua fría. Ya mi hijo estuvo aquí ahorita y sudó la camisa».

Preparar el área de siembra ha demandado un esfuerzo tremendo en medio un terreno muy montañoso y para ello han realizado barreras vivas y muertas en busca de proteger los suelos pero ya se ve el resultado. Hay que ver el muro de piedras que delimita y contiene el deslizamiento de la tierra. Las cercas perimetrales la construyeron con postes de árboles conocidos como frijolillos y carboneros y el alambre lo lograron con el que quitan a las gomas o neumáticos quemados. No obstante usan la piña y la nombrada maya para delimitar las siembras.

Visitantes:292

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *