En campaña se vence al enemigo.

La salud en Cuba es una prioridad y la vida humana se protege por un sistema nacional que tiene grandes fortalezas, donde el hombre es la principal.

La campaña antivectorial, es uno de los frentes, donde diariamente se trabaja para combatir los vectores como los mosquitos, roedores en sus variedades de ratones,  mangosta y hasta ácaros principalmente la chinche y el piojo.

De esos enemigos del hombre, la lucha contra los mosquitos es la principal, por cuanto estos son causa de varias afectaciones,  entre ellas el dengue, que tantas vidas arrebata en el mundo,  por ello cada martes en los consejos populares de este municipio santiaguero de Guamá,  se reúnen los colectivos de la campaña y planifican las actividades de la semana.

“Hay  acumulada una gran experiencia. La mayoría de los compañeros llevan más de 10 años. Hay de 15, 20 y más años,  y crecieron aquí como trabajadores, se han formado como personas sensibles que le preocupa y ocupa la vida de su pueblo y por eso, somos muy exigente en el  trabajo.”

De esa forma expresa Mario Luis Pantoja Martínez, supervisor de más de 25 años en esa labor de enseñar y educar en el valor de la  responsabilidad a los jóvenes,  que van incorporándose a esa apasionada misión, de prevenir los daños de los vectores.

Los operarios de la campaña en Guamá, son los que realizan el trabajo directamente con los habitantes de las viviendas, les señalan las dificultades, corrigen, aplican las medidas necesarias y en especial , enseñan cómo debe  hacerse el trabajo en el barrio, para evitar esos dañinos agentes, que es lo principal.

Los supervisores son sistemático en el chequeo de lo que hacen los operarios y cuando hay afectados con fiebre u otros síntomas extraños en un lugar,  se torna todo en un enjambre de preocupaciones y acciones para determinar el donde está el foco,  y las llamadas batidas hacen que se movilicen todos, para encontrarlos y trabajar con rapidez y calidad,  para eliminarlo.

La actuación conocida de ese ejército de este municipio serrano de Guamá, que viste de gris, es conocida en toda la provincia y en el país, por ello cuando es necesario,  parten a otros municipios, sobre todo a la capital provincial  Santiago de Cuba, por su gran cantidad de población.

“Hemos cumplido misiones en varios municipios de Santiago y en otras provincias, y hasta fuera de Cuba, porque la gente de Guamá se distingue por su forma de trabajar y de ser disciplinado en lo que hace”

Así cerró la conversación con Mario Luis, que es un ejemplo de consagración y amor por la tarea que el estado ha puesto sobre los hombros de ese colectivo: prevenir los daños a la salud de las personas.

Visitantes:158

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *