En Ocujal del Turquino una más de las «marianas»

Martha Rodríguez González, lleva 32 años de graduada en la facultad número dos de enfermería de la ciudad de Santiago de Cuba y desde entonces labora en esa actividad en la Unidad Asistencial Ernesto Guevara de la Serna de Ocujal del Turquino en el santiaguero municipio de Guamá.

En su haber profesional figura como aval significativo su coolaboración sanitaria entre los años 2013 y 2015 misión en Venezuela. Sus asistencias son muy buenas, así lo atestiguan compañeros de trabajo en el cuerpo de guardia en urgencia médica en esta instalación ubicada casi en la falda de la elevación montañosa más alta de Cuba.

En la actualidad se prepara una sala en el hogar materno de Ocujal del Turquino la cual reúne todas las condiciones que exige este tipo de servicio y la enfermera refiere que tiene todas los requerimientos para que un obstetra y cuatro enfermeras asuman la tarea con toda la responsabilidad que demanda la tarea.

«Se prevee en un futuro, a modo de ir rescatando en lo posible los antiguos servicios que aquí se prestaban, se aperture una pequeña sala de pediatría y de medicina. Nuestro sueño es que nuestra instalación vuelva a rescatar estas labores. Estamos muy contentos con la remodelación total a que ha sido sometida integralmente. Mira lo bello y pintadito que está todo. Mira la residencia médica, eso es como un hotelito donde el personal especializado que venga hasta aquí disfrute todas las comodidades».

Ella a pesar de sus cincuenta y cinco años de edad, nunca se ha enfermado y siempre ha mostrado excelente disposición laboral, incluso en medio de la nombrada línea Roja de enfrentamiento a la Covid. A ella le gusta la asistencia porque se graduó para atender a pacientes, es su sentencia profesional. El trato que se les da a los pacientes en este lugar es muy bueno, recalca como muestra de su voluntad en que haya excelencia en los servicios.

Martha es otra más de las «marianas cubanas», epíteto que se les pone a quienes se esfuerzan en sus centros de trabajo en virtud de satisfacer las exigencias del momento. Honran así a Mariana Grajales, la madre de los Maceos.

Visitantes:197

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *