Jairon y Jarol crecerán con todas las garantías.

Recientemente el Consejo de Ministro de Cuba, dejaba aprobada la estrategia nacional para apoyar la transformación de cuatro mellizos montañosos del país entre los que se encuentra el Sierra Maestra, en busca de estimular la permanencia de sus habitantes y reducir el proceso migratorio que se viene operando con el éxodo pronunciado hacia las ciudades.

La noticia fue recibida con agrado por estos dos jovencitos de la zona de El Uvero en el municipio santiaguero de Guamá, quienes se mostraban escépticos en asumir el proyecto personal de formar una familia en un lugar donde las perspectivas para construir una vivienda y poseer las condiciones mínimas indispensable para concebir la reproducción se mostraban limitadas.

Como garantías estatales para atender los llamados casos sociales de aquellas familias donde el número de niños exige atenciones diferenciadas, emergió en la zona de Río Grande muy cerca de Bayamita, una barriada de nuevas viviendas que pasaron a beneficiar estas necesidades. Robeinis Galán Núñez y Yadira Mendoza Pérez, conscientes de que el panorama les favorecerá, se decidieron en tener su familia y la suerte les alumbró con un par de gemelos, a los que nombraron Jairon y Jarol.

Para comenzar, nacieron sus hijos un diecisiete de mayo, día del campesino y como gesto de la ANAP, asociación que agrupa a éstos, decidió donarle la canastilla con la cual abrigarán a los pequeños en su primer año de vida.

Ya definieron el lugar donde le van a construir la vivienda a esta nueva familia y existe la tranquilidad en Robeinis y Yadira que en el menor tiempo posible, su casa será terminada porque las nuevas políticas emitidas por el Consejo de Ministros en cuanto a la atención a esta área montañosa los favorecerán.

Apenas días tienen estos gemelos que nacieron de siete meses y gracias a los servicios médicos de neonatalidad, les salvaron en favor del elemental derecho que tienen a la vida y servirle a su sociedad en un futuro y como es propio dentro de la cultura e idiosincrasia de los campesinos de acá llevan a los brazos de la madre mayor, Benita Vargas Silvera a sus nuevos bisnietos.

Visitantes:93

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *