La proeza  de ser cubano.

Cada día miles de publicaciones promovidas por el gobierno de los EU, en periódicos, televisoras, redes sociales, la radio y otras vías, en contra de Cuba, desvirtuando la realidad social y ocultando la obra colosal que aquí se escribe, invaden el mundo.

Desde este lado, en un país pequeño y bloqueado por la potencia más fuerte del planeta, y sufriendo el bloqueo económico más terrible que pueda soñarse,  un pueblo resiste y avanza hacia sus sueños de hacer un mundo mejor.

Una de las entidades que más sufre el bloqueo norteamericano es el transporte, tema sobre el cual Raúl Mendoza,  electricista de esa estructura en Chivirico, Guamá apunta que: “tenemos que inventar porque nos faltan piezas de repuesto, que desde hace años no llegan, ya que hay que comprarla fuera de Cuba y los Estados Unidos no nos deja,  y con mucho talento remendamos y hacemos que algunos de los carros anden. Imagínese que andar por las montañas pedregosas, con las lluvias y los caminos dañados por falta de reparación igual que nuestros carros, aflojan los tornillos y el trabajo que hiciste cuando regresa ese carro, debe hacerlo de nuevo, si tienes buena suerte y el invento  de antes, te dio un buen resultado.”

Así andan los carros y guaguas de este territorio, donde el talento y la creatividad, son los mejores recursos de decenas de choferes que han aprendido a ser mecánicos, pues en medio de tantas dificultades técnicas, el transporte se descompone en cualquier lugar: de día o de noche, al sol o bajo del agua, en el llano o en la montaña, y el chofer se convierte en el médico de cabecera de ese vehículo.

“Soy electricista y aprendí a manejar en una etapa en que el país necesitaba de choferes preparados y con conocimientos para poder mantener andando su transporte, aun ante falta de muchas piezas, pero inventando, con trabajos del Fórum de Ciencia y técnica y la creatividad de todos. Así posibilitamos que haya la mínima vía para trasladar a la población en el segundo municipio más largo de Cuba y el más montañosos”

Así afirma Raúl, y  es porque Guamá está atravesado por toda la Sierra Maestra y su geografía abrupta y escabrosa daña técnicamente cualquier equipo automotor que ande por sus caminos, pero lo que nunca podrá dañar, es el esfuerzo, y la dedicación de quienes se desviven por servir, desde la trinchera de la comunicación terrestre, al pueblo que lo necesita.

Visitantes:227

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *