Por los caminos del 14 de Diciembre.

La cultura es uno de los pilares más sólidos de la Nacionalidad Cubana.

Ella, sustentada en las tradiciones, valores patrios y la identidad, es un basamento ideológico, que se debe preservar mediante la labor investigativa, la promoción y difusión de sus contenidos.

Al arribar al 14 de Diciembre: Día del Trabajador de la cultura, recordar aquellos que sedimentaron la labor cultural, es las montañas de la Sierra Maestra, es reconocer sus esfuerzos, logros, conquistas, en especial motivación y legado  a quienes fueron los primeros niños que recibieron las enseñanzas y educación artística, de una Revolución es ascenso.

Una de las pioneras del trabajo cultural en este municipio santiaguero de Guamá fue Edit. (edita) Torres Valdez formada en la primera graduación de instructores de arte en la especialidad de danza.

Esta mujer de Jiguaní, llegó a nuestro territorio en el año mil novecientos sesenta y cuatro e inició un trabajo de captación de los niños que deseaban la práctica del arte de bailar,  con los primeros choques que existía en la incorporación de los varones procedente de un ambiente campesino a esa manifestación, pero su paciencia y ternura, ganó la batalla hasta convertirse en una profesional con gran reconocimiento social y formadora de otras generaciones de instructores de danza.

Ayudó a organizar las primeras semanas y jornadas de la cultura, el evento municipal de danza, los festivales municipales del movimiento de aficionados y los eventos de tradiciones campesinas, que luego de la creación de la Casa Municipal de Cultura Mirtha Aguirre, le permitieron potenciar una titánica misión artística estética, en la  población

Todos los 27 de mayo, esperando el aniversario del ataque al cuartel del Uvero se desarrolla aun, una velada Político Cultural de homenaje a los caídos en aquella gesta el 28 de mayo de 1957,  un hecho, que dejó un legado educativo  en su población y Edita fue un pilar en esas hermosas veladas que enaltecieron el amor a la patria y los que dieron su vida por liberarla.

Su Grupo Danzario: “Rayitos de sol”, fue una de las agrupaciones más difundidas en todo el territorio sellando pasiones y motivaciones en los demás niños, de un territorio que aumentó considerablemente la incorporación de estos a dicha manifestación artística y por consiguiente la formación de otros instructores como Nairis Argüelles Mato, Ehida Pérez Aguilera, María Caridad Carrazana y luego otras, que siguieron  sus pasos.

Hoy Edita Torres está jubilada, aunque trabajó varios años luego de llegar a su etapa normal de servicios laborales, pero es una figura admirada, querida y muy recordada por todos, en especial los Uvereños, que en su gran mayoría como aficionados o espectadores pasaron generaciones, tras generaciones por la Casa de Cultura Mirtha Aguirre de Uvero,  a disfrutar de los más hermoso del arte danzario y eso en gran medida se le debe a esta empoderada mujer cubana.

Visitantes:227

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *