Tradiciones Guamenses que nunca dejarán de existir.

A lo largo de toda Cuba existen tradiciones que nos identifican como pueblo y nos dan la calidad de único alrededor del Orbe. ¿Quién no conoce en el mundo entero que los cubanos en su mayoría tienen costumbre de tomar café?  Y aunque el de por la mañana se hace imprescindible, éste se consume a cualquier hora del día.

Los nativos de esta tierra montañosa del Primer Frente Oriental están inmersos como parte indispensable dentro estas tradiciones que nos caracterizan. Aquí, por ejemplo, en nuestras lomas, se cultiva el café y es notable cómo desde nuestros mayores hasta los más pequeños, degustan el aroma de este singular cerezo cuando preparado ya sea con técnicas modernas o a la antigua.

Vidalina Prado Hernández, guamense de nacimiento y ya en sus casi siete décadas no puede vivir sin colar en los primeros albores de cada jornada su buchito de café. Prende con paciencia su viejo fogón, prepara el colador de tela y pone el agua a hervir como si de ello dependiera su existencia.

El polvo de café lo guarda celosamente en un pomo plástico, lo cuela al modo antiguo y como una sábia maga, lo que  quiere decir que  cuando ya  está listo, se riega por toda la casa el aroma inconfundible al que muy poca gente puede resistirse, trayendo a todos los que se encuentren cerca sean familiares o vecinos.

A ella le enseño su madre y no acepta cafeteras eléctricas ni nada por el estilo: el verdadero café se hace con la leña del monte y candela viva. Que quizás mañana cuando muera no sigan su “tradición” pero que mientras respire nadie podrá arrancársela del corazón.   

       

Visitantes:89

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *