Una celebración que jamás desaparecerá.

La tradición de la celebración del Fín de año y del nuevo, jamás será arrebatada al pueblo cubano.

Dura ha sido la situación del pueblo del municipio Guamá, al igual que el resto de los hermanos de otras provincias, en un año que termina con las afectaciones del brutal bloqueo de los Estados Unidos  contra Cuba y una crisis mundial que daña la economía y la sociedad cubana, que aun así, demuestra el espíritu de resistencia, en que se ha educado por la Revolución.

Existe algo especial en medio de esa realidad,  que se llama identidad.

Es el secreto de trabajar con esfuerzo, sacrificio y ante todo, con perseverancia de seguir adelante a cualquier precio y es así porque el cubano no puede despegarse de sus tradiciones y de la historia que le ha enseñado a enfrentar la realidad, por muy dura que sea y ahora, en la generalidad de la población de este territorio santiaguero donde se escribió parte de la historia libertaria de la Sierra Maestra, se comió un pieza de pollo o un cerdo asado, un fricasé de chivo, ovejo o el guanajo criollo, una gallina, pero algo de lo que se conoce comúnmente como salazón, refiriéndose a cualquier tipo de carne.

“La cosa puede estar muy difícil,perocuando metes un puerquito en el corral y lo que aparezca, se lo echa, poco a poco, se monta en cincuenta o sesenta libras y hasta más, asíes como está bueno para meterlo en la púa, que es como nos gusta a nosotros. El macho asado tradicionalmente  como le llamamos, es una parte de nuestra herencia de mi abuelo y mi papá y la familia. Me toca a mí ahora seguir llevándosela a mi hija y no quiero que se olvide, por eso le digo que luche  y no deje que el mundo y sus cosas malas, le quiten el deseo de vivir en un país pobre, pero de mucha humanidad y por eso hoy celebramos por el año que se va y el nuevo que comienza”

Valerio Hopkins Zamora, residente en la comunidad del Papayo así demuestra en sus palabras una verdad absoluta de lo que es el cubano: el apego a una raíz identitaria que lo acerca cada año a sus festejos.

Este Diciembre cubanos y guamenses, es especial, porque cada uno de sus habitantes celebra por el nacimiento de una revolución genuina de los humildes y para los humildes y que arriba a sus 65 años con una nueva etapa de trabajo y esfuerzos, donde podrán seguir habiendo bloqueos,  crisis y dificultades, pero donde no faltará el arraigo y el amor por el plato criollo,por un año nuevo.

Visitantes:244

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *