Más allá de tus cenizas

(Artículo con notas seleccionadas de Cubadebate)

Querido Fidel, sabemos que fue tu voluntad que se cremaran tus restos mortales y que se decidió que las cenizas fueran depositadas en el cementerio histórico de la única Ciudad Héroe de nuestra patria.  Sabemos que allí podremos acudir a rendirte homenaje, a depositar un ramo de flores, a confesarte un secreto, a pedirte un consejo, a realizarte un reproche, a reiterar un agradecimiento, o simplemente a guardar silencio para pensar y repensar teniéndote cerca.

Sabemos que caminando unos pocos metros podríamos hacer lo mismo con nuestro José Martí; con la diferencia que en el caso del apóstol no tendríamos los recuerdos de haber compartido una marcha combatiente, o un acto en la Plaza de la Revolución, o un juego de pelota, o una espera angustiosa por la llegada inminente de un gran huracán, o una tribuna abierta o simplemente un extenso pero verdadero discurso.

Claro que también como millones de cubanos, te recordaré, sin el privilegio de la cercanía física, en las decenas de veces que te seguimos en las movilizaciones, en tus intervenciones trasmitidas o retrasmitidas por la televisión, en el estudio y debate de tus discursos, en tus históricas reflexiones como soldado de las ideas.  Respaldo, aunque con cierta angustia,  tu decisión de que no se te rinda culto público tangible, que como anunció Raúl se convirtió en Ley; pero ya sabemos a dónde ir cuando queramos estar cerca de tus restos mortales; pero más allá de tus cenizas podremos encontrarnos contigo en cualquier rincón de la Patria; en cada obra que gestaste y en cada pensamiento libre y voluntario que seamos capaces de engendrar inspirados en ti. Hasta la victoria siempre querido Fidel.

Visitantes:96

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *