Por un partido de vanguardia.

En el llamamiento realizado al pueblo y como parte de él, a la masa militante del partido hacia el 8vo Congreso del Partido Comunista de Cuba,  se expresó entre otras cuestiones que: “Hoy adquiere mayor importancia el trabajo político-ideológico para enfrentar los intentos de restauración capitalista y neoliberal. Las redes sociales e Internet se han convertido en un escenario permanente de confrontación ideológica, donde también deben prevalecer nuestros argumentos frente a las campañas enemigas.”

Esas misiones del partido como o órgano político de la sociedad cubana han  determinado los éxitos de la Revolución Cubana a los largo de 60 años.

Manuel Díaz Díaz, veterano militante del partido expresó recientemente que: “es necesario hacer historia para que se sepa en qué escenario nació el partido y fue en medio de la lucha por defender la Revolución de sus enemigos imperialistas, apoyados por sus mercenarios que han intentado  destruir todo lo que se ha conquistado desde que se iniciaba en aquellos primeros años de la década de los años sesenta una nueva nación”

Ser militante como han expresado a lo largo de estos días  cientos de ellos que recuerdan las raíces del partido en los días de Girón significa un extremo sacrificio y orgullo a la vez por hacer lo máximo cercano al ejemplo, en tiempo en que la guerra ideológica del enemigo, la escaseces, la perdidas de valores  calan en el pensar y actuar de algunos débiles.

Pero el pueblo reconoce la obra de unidad imperecedera del partido, de Fidel y Raúl como sus líderes y de la continuidad histórica de ese órgano nacido en cuna mambisa y fortalecido con la juventud de los años 20 y 30, de la Generación del Centenario, de la lucha en el llano y la tierra y luego en la defensa y cumplimiento del programa del Moncada, desde el mismo triunfo hasta el partido fundado en 1965.

En esa proeza se ha fortalecido la militancia, y hoy espera un congreso que  no contará físicamente por primera vez con la Figura de Fidel, pero su legado será la guía de todos, porque la nueva dirección tomará de las manos de Raúl la antorcha encendida de Partido Comunista de Cuba.  Que jamás se apagará

“Seguiremos luchando hasta que no podamos respirar porque ser militante es comprometimiento, estar en la vanguardia de todas las misiones y tareas de la Revolución que nos hizo libres y nos ha llevado por caminos victoriosos. Antes todo era dolor y opresión y de Fidel estamos agradecidos y por eso seguiremos adelante por este Socialismo que nos ha dado todo”.

Visitantes:81

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *